Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Antidespidos: el Gobierno pide cambiar el texto y devolverlo al Senado para ganar tiempo

El macrismo intenta sumar a Massa con el fin de enfriar el debate, pero el kirchnerismo, los peronistas y los sindicatos presionan y buscan convertir en ley el proyecto sin cambios

Héctor Recalde (PJ-FpV)

Héctor Recalde (PJ-FpV)

El proyecto de ley aprobado por el Senado para prohibir los despidos sin causa por 180 días se va transformando de a poco en la madre de las batallas legislativas, tanto para el oficialismo como para la oposición. La estrategia que afina el oficialismo en Diputados por estas horas apunta a dilatar cuanto sea posible la discusión y, para ello, busca conformar una mayoría que acepte introducir cambios al texto, lo que lo devolvería a la Cámara alta. Su principal objetivo es sumar al líder del Frente Renovador, Sergio Massa, quien ya colaboró semanas atrás para obstaculizar el avance de un proyecto similar. En la vereda de en frente, el PJ-Frente para la Victoria (PJ-FpV) y los diputados de extracción sindical cierran filas para avanzar con el proyecto tal como está y convertirlo en ley cuanto antes.

El macrismo, que con argucias administrativas hasta anoche todavía no había girado la media sanción del Senado a la Cámara baja, apuesta a inundar el debate en comisiones con voces contrarias a la iniciativa mientras procura sumar los respaldos necesarios para introducir modificaciones. "Tratemos de revisar la ley.

Tampoco creo que haya que descartarla", señaló ayer el jefe del bloque del PRO, Nicolás Massot, en diálogo con Radio Del Plata. Y agregó que, a su juicio, al texto hay que agregarle "un capítulo que verse sobre creación de empleo" porque "a veces los despidos se justifican por impericia del trabajador".

La estrategia de la oposición es la contracara exacta. "La decisión del bloque PJ-FpV es votar tal como vino el proyecto del Senado. Sé que otros bloques están en la misma posición", sostuvo en la misma emisora el titular de ese bloque, Héctor Recalde. Según supo El Cronista, adhieren a su postura los diputados de extracción sindical Omar Plaini, Héctor Daer y Facundo Moyano.

Los dos últimos pertenecen al interbloque de Massa, que hasta ayer jugó al misterio sobre qué hará frente a la media sanción del Senado, mientras el Gobierno intenta sumar su colaboración para enfriar el debate. El tigrense se reunirá hoy con el jefe de los senadores del PJ-FpV, Miguel Pichetto, quien –molesto por la publicidad que el massismo le dio a una reunión que él creía de carácter reservado– ya dejó trascender que no está dispuesto a respaldar ningún cambio al proyecto que aprobaron los dos tercios de los legisladores en la Cámara alta. Así, condicionado tanto al interior de su bloque como por representantes del PJ y de los sindicatos, es como Massa deberá tomar su decisión.

Mientras que Diego Bossio, del bloque Justicialista, cargó duro ayer contra el presidente Mauricio Macri, a quien fustigó por el aumento de las naftas justo en el Día del Trabajador.

En principio, si las demoras administrativas que impidieron la llegada del texto a Diputados hasta anoche se destraban, la intención de la oposición es tratar el proyecto este mismo miércoles en un plenario de las comisiones de Presupuesto (presidida por el macrista Luciano Laspina) y de Legislación del Trabajo (a cargo de Alberto Roberti, del bloque Justicialista). Allí, el oficialismo apuesta a convocar a todos los actores involucrados en el tema, desde el Ministerio de Trabajo hasta las cámaras empresarias, pasando por los representantes de las centrales sindicales.