Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Ante el juez, Fariña explicó cómo funcionaba el sistema de asignación de obras públicas para "hacer caja"

Según declaró, la obra pública era utilizada como un instrumento del kirchnerismo para hacerse de dinero del Estado. Además, dijo que Cristina se enteró después de la muerte de su marido de que Báez fugaba fondos al exterior.

Ante el juez, Fariña explicó cómo funcionaba el sistema de asignación de obras públicas para

El viernes, Leonardo Fariña declaró ante el juez federal Sebastián Casanello y el fiscal Guillermo Marijuan en la causa que investiga lavado de activos.

En su extensa declaración, señaló que durante el gobierno del ex presidente Néstor Kirchner funcionó un sistema de asignación de obras públicas a empresarios amigos del poder destinado a "hacer caja".

Según información a la que pudo acceder La Nación, Fariña declaró que trabajaba para Lázaro Báez, quien facturaba sus obras con sobreprecios para acumular fondos líquidos y luego hacer proselitismo.

En su declaración, Fariña habló en detalle sobre supuestas maniobras de fuga de capitales por parte de Báez y brindó datos sobre cuentas, cuevas y operadores


Además, señaló a la obra pública como un gran instrumento del kirchnerismo para hacerse de dinero del Estado.


 

​Según sus palabras -que reproduce La Nación- todo lo montó Néstor Kirchner, mientras que Cristina Kirchner estaba al margen. Ella se enteró después de la muerte de su marido de que Báez fugaba fondos al exterior.

En este sentido, siempre de acuerdo a los dichos de Fariña, la ex presidenta lo mandó a llamar a Báez y le advirtió que se había enterado por la embajada estadounidense que él estaba haciendo transferencias internacionales de dinero negro.

Sin embargo, Báez lo negó ante ella, pero después le dijo a Fariña que debían tener más cuidado en sus operaciones.


Fariña insistió en que la relación de su jefe, Lázaro Báez, era con Néstor Kirchner, a quien el empresario patagónico reconocía deberle su fortuna.


 

Por último, también identificó a funcionarios del kirchnerismo que, según él, habrían sido parte de esta maniobra para hacer caja.

Entre ellos, mencionó al ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido; autoridades de la Sindicatura General de la Nación (Sigen); la AFIP, y al ex presidente del Banco Nación, Juan Carlos Fábrega.

A partir de estas declaraciones, el fiscal Guillermo Marijuan imputó a la ex presidenta, Cristina Kirchner, y a Julio de Vido.