Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

"Aníbal Fernández deberá dar respuestas por el caso de la efedrina"

Luego de denunciarlo por irregularidades en el ‘Plan Qunita’, apunta al ex jefe de Gabinete por el expediente del triple crimen. Valora la gestión presidencial de Macri en su primer mes

Impulsora de las principales denuncias contra el kirchnerismo, Graciela Ocaña transcurre el verano a la espera de que la Justicia las motorice tras el receso. Aníbal Fernández y Sergio Berni aparecen como los ex funcionarios más comprometidos por causas iniciadas a partir de presentaciones de la legisladora porteña de Confianza Pública, que dialogó con El Cronista.
–Usted radicó la denuncia contra Aníbal Fernández, por irregularidades en el Plan Qunita, ¿espera que tras la feria lo procesen?
–El juez Claudio Bonadio está cumpliendo los plazos lógicos de una investigación, indagando a los imputados y esperando los informes que le permitan tomar una decisión. Aníbal Fernández, como jefe de Gabinete, fue el responsable de asignar esa licitación, que fue irregular, pero también están involucrados los ex ministros de Salud Juan Manzur y Daniel Gollán.
–Hace poco acusó a Sergio Berni de encubrir a Ibar Pérez Corradi, prófugo por el triple crimen. ¿Qué pruebas comprometen al ex secretario de Seguridad?
–Berni reconoció públicamente que tenía información sobre el paradero de Pérez Corradi. Yo interpreto que, de esa manera, el prófugo recibió porotección desde el poder, que excede a Berni y también involucra a Aníbal Fernández. No nos olvidemos que Pérez Corradi fue socio de Néstor Lorenzo, que aportó dinero a la campaña presidencial de Cristina Fernández de Kirchner en 2007. Y Aníbal, en algún momento, deberá dar respuestas sobre su actividad en el caso de la efedrina.
–En el expediente original, que ya fue llevado a juicio, casi no lo investigaron. ¿Debería abrirse otra causa?
–Sí, tendría que ser un expediente aparte. El detenido Martín Lanatta, por TV y luego en la Justicia, lo involucró directamente con el triple crimen de General Rodríguez. Reconoció nexos con "la Morsa". Creo que se puede indagar por ahí y quizás así impulsar una investigación en su contra.
–¿Cómo analiza el primer mes de gestión del presidente Mauricio Macri?
–Tiene un enorme desafío, que es tratar de ordenar una administración que estaba totalmente desarticulada. Pienso que trabajando mucho y con tiempo, lo podrá hacer.
–¿Qué medidas considera que fueron positivas?
–Pocos días después del cambio de un Gobierno que con medidas impidió la compra de dólar, la salida del cepo fue muy exitosa, cuando nadie creía que iba a ser así. Ahora, las metas principales que tienen que afrontar son reducir el gasto público y bajar la inflación.
–¿Y cómo vio el intento de designar a dos jueces en la Corte Suprema por decreto?
–El Presidente se dio cuenta que el trámite parlamentario podía salir rápido y cambió sobre la marcha. Es un tema saldado y espero que todos entiendan que el Congreso no debe poner palos en la rueda para estas designaciones, que no pueden ser prenda de una negociación política. Lo importante es que son nombres muy respetados, que están capacitados para asumir esa función.
–¿Piensa en el futuro en aceptar un cargo nacional si es que se lo ofrecen?
–Prefiero pensar en el lugar en el que estoy, la Legislatura, que es donde la sociedad me puso. En seguir trabajando en propuestas y en luchar, como todos estos años, contra la corrupción para vivir mejor.
–¿De qué manera se vive mejor y qué puede aportar la clase política para ello?
–Tratando de resolver tres pilares fundamentales: eliminar la pobreza por completo, derrotar definitivamente a un flagelo que generó violencia como el narcotráfico y, finalmente, combatir la inseguridad. Desde nuestro lugar, tenemos que transmitir la idea de una Argentina en la que se puedan generar consensos aunque tengamos pensamientos diferentes.