U$D

MIÉRCOLES 20/03/2019

Analistas dudan que la inflación ayude a cumplir la meta fiscal acordada con el FMI

Dos informes privados señalan que el aporte de los ingresos será fundamental para lograr el objetivo. Señalan a los derechos a la exportación como una de las principales contribuciones.

Analistas dudan que la inflación ayude a cumplir la meta fiscal acordada con el FMI

A pesar de que el Gobierno tiene la convicción de que no hay una brecha de recursos a cubrir para cumplir con el déficit cero, dos informes privados analizan las perspectivas que existen para las cuentas públicas este año y el impacto de la recesión y la inflación en la recaudación tributaria.

Tal como informó hoy El Cronista, la administración nacional considera que el arrastre de la alta inflación de 2018 tendrá un efecto positivo en la concreción del objetivo fiscal acordado con el FMI. Sin embargo, IDESA señaló que la ralentización del aumento de precios prevista para este año no jugará a favor de las metas fiscales; y la Fundación Capital considera que la reciente baja de ingresos enciende una luz de alerta para el objetivo acordado con el FMI. 

IDESA: la desaceleración de la inflación jugará en contra del déficit cero

El análisis del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA) toma como punto de partida 2018 para proyectar una estimación sobre las metas fiscales de 2019. Según la organización, "la reducción del déficit fiscal en 2018 se logró gracias a que la recaudación tendió a crecer al ritmo de los precios mientras que los gastos escalaron, pero por debajo de la inflación".

El análisis en el que sustentan esta conclusión toma datos del Ministerio de Hacienda. Según la consultora:

  • En 2017 los ingresos públicos crecieron un 23% y el gasto primario un 22% anual;
  • En 2018 el aumento en los ingresos públicos fue del 30% mientras que el gasto primario siguió creciendo al 22% anual;
  • En 2017 la inflación fue de 25%, mientras que en 2018 fue de 48% anual.

"Esta dinámica sugiere que un factor decisivo en el ajuste fiscal fue la devaluación y su impacto inflacionario", indica el informe.

Sin embargo, para 2019 IDESA calcula que la inflación no jugará el mismo papel que durante el año pasado.

"Para el 2019 el planteo oficial es profundizar el ajuste fiscal hasta llegar al déficit primario cero junto con la desaceleración de la inflación. Esto está plasmado tanto en el Presupuesto 2019 como en el acuerdo con el FMI. Para ello se contará con la recaudación plena (y no solo por algunos meses como ocurrió en el 2018) del impuesto a las exportaciones. Pero, como contrapartida, no hay margen para aliviar las cuentas públicas a través de la licuación de los salarios públicos y jubilaciones como se hizo en 2018", indica el documento.

De este modo, IDESA concluye que "mientras que el año pasado la aceleración inflacionaria jugó a favor de la baja del déficit fiscal, en 2019 la desaceleración jugará en contra".

Fundación Capital: luz de alerta por el déficit cero ante la dinámica de la recaudación}

Con un compromiso fimado que obliga a llevar el déficit primario del equivalente al 2,4% del PBI en 2018 a cero este año, las miradas de los especialistas están puestas no solo en el ajuste del gasto sino también en la dinámica que muestran los ingresos.

Este es el planteo con el que Fundación Capital realizó un detallado análisis. "Del lado de los ingresos, el crecimiento del 27,4% i.a. en diciembre mantuvo la debilidad que viene registrando desde julio de 2018", señaló en términos generales la consultora, a la vez que detalló que la recaudación tributaria aumentó un 28,8% i.a. en 2018, lo que significó una caída real de 12,8% en términos reales.

"Los ingresos se mostraron más débiles en los últimos meses. A pesar de ello, la contención del gasto ayudó a garantizar el cumplimiento de la meta fiscal de 2018", señaló Fundación Capital. 

Entre las proyecciones para 2019, Fundación Capital señala que:

  • Los impuestos al mercado interno estarán relacionados con el grado de recuperación de la economía hacia la segunda mitad del año;
  • Los aportes y contribuciones a la seguridad social se reducirían un 0,3 p.p ya que se verán afectados por la dinámica del trabajo formal (-0,3% estimado en el empleo para 2019) y por una menor recaudación producto del aumento del mínimo no imponible estipulado para 2018 ($7.003,68);
  • El IVA se reduciría 0,1 p.p.; asociada al desempeño del nivel de actividad en la primer parte del año, donde Capital prevé una caída en el consumo del orden del 6,2% i.a.;
  • En relación a Ganancias e Impuesto al Cheque, la Fundación considera que se reducirán 0,4 p.p,  aunque la extensión del impuesto a la renta financiera podría aportar ingresos equivalentes al 0,2% del PBI;
  • Los derechos a la exportaciones, en tanto, subirían un 1,3 p.p. del PBI, porque entra en vigencia para todos los bienes y servicios. "L presión tributaria nacional registraría un aumento este año", señala el informe;
  • La evolución de las rentas a la propiedad, según la consultora, sería negativa en 2019, ya que registraría una contracción de 0,1 p.p.

Según estos cálculos, "los ingresos totales aumentarían 0,6 p.p. del PBI, de la mano de la ampliación de los derechos a la exportación", indica el informe. 

"Aún bajo este escenario relativamente positivo del lado de los ingresos, el esfuerzo del lado del gasto para alcanzar la meta es más que desafiante: en torno a los dos puntos del producto. De lograrse esa reducción en las erogaciones, la contracción sería la mayor desde el año 2002 (-3,1 p.p. del PBI)", indica el documento.

Pero además de las estimaciones para 2019, la consultora abre una perspectiva sobre 2020. "Incluso si en 2019 se logran los objetivos planteados, probablemente serán necesarias reformas adicionales para alcanzar el superávit primario de la meta de 2020", culmina el informe.