Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Analistas creen que no se podrá evitar el contagio si hay una crisis económica en Brasil

Preocupados por el cimbronazo en la actividad, los economistas ven problemas para la industria y coinciden en que no se puede implementar un plan B

Analistas creen que no se podrá evitar el contagio si hay una crisis económica en Brasil

Una vez evaluados los primeros sacudones en los mercados de la nueva crisis que generó la revelación del audio que comprometería al presidente brasileño Michel Temer en un presunto caso de corrupción, los analistas económicos creen que no hay margen para sortear el impacto que tendría en la economía argentina un renovado estancamiento de la actividad al otro lado de las Cataratas del Iguazú.

Para ellos, si existiera, la estrategia no puede ser de contingencia y no hay cómo enfrentar factores exógenos, que golpean ahora al principal socio comercial de Argentina. Se da por descontado que las esquirlas entrarían por la vía comercial.

Antes de la nueva crisis política e institucional brasileña, se esperaba que Argentina exportara entre u$s 8000 millones y u$s 9000 millones a su principal socio, lo que impactaba principalmente en la industria local, ya que el país vecino es el destino de más de un tercio de las ventas externas fabriles. En tanto, el 38% de las colocaciones industriales a Brasil proviene del sector automotriz.

La crisis de corrupción que jaquea el sistema político brasileño también puede frenar la incipiente recuperación de la economía de ese país, que se vio en el primer trimestre después de tres años de recesión. Esto permitía mejorar las expectativas del comercio con Argentina, que en el primer cuatrimestre acumuló u$s 2853 millones de exportaciones hacia Brasil, por debajo de los u$s 5206 millones de importaciones, según datos del gobierno brasileño.

"Probablemente esta crisis tenga un impacto económico más permanente, por lo menos, hasta que se le encuentre una válvula de salida. Es mala noticia porque estamos hablando del principal socio comercial y contraparte en el Mercosur", dijo Marcelo Elizondo, director de Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI). Y agregó: "Las exportaciones de Argentina a Brasil han caído mucho.

Argentina llegó a exportar unos u$s 15.000 millones en 2011 y 2012 y hoy exporta menos de u$s 9000 millones. De hecho, Brasil explicaba el 21% de las exportaciones argentinas hace cinco años y hoy sólo explica el 15%, como consecuencia de la recesión de los últimos años".

Las exportaciones industriales serán las más afectadas, ya que un 34% de las ventas externas de ese sector se dirige a Brasil. Según datos del Indec, en 2016 fueron u$s 5664 millones sobre u$s 16.762 millones.

Frente a esto, Gabriel Caamaño, economista de la consultora Ledesma, analizó: "No hay margen por ningún lado para atajarse del impacto que pueda tener esto en materia de actividad. El tipo de cambio flexible, por lo menos, absorbe la turbulencia en el corto plazo".

Ramiro Castiñeira, de Econométrica, coincidió. "Ante factores exógenos hay que prepararse previamente, no se puede hacer nada ahora. Las giras del Gobierno van en ese camino, son un grito desesperado de voluntad de abrirse al mundo".

En el Gobierno, mientras tanto, responden que -por el momento- no se van a apresurar a tomar medidas, sino que analizarán las consecuencias sobre la marcha. Así dan a entender que no hay plan B y que aplicarán una máxima de su principal partido opositor: desensillar hasta que aclare.