Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Amenaza de la CGT a las empresas que no paguen el bono: "Tendrán problemas"

La central obrera también rechazó haber acordado con el Gobierno negociar las próximas paritarias en base a la inflación futura. Críticas de gremios combativos

Amenaza de la CGT a las empresas que no paguen el bono:

La CGT se plantó ayer firme ante las advertencias de algunos sectores empresarios acerca de la imposibilidad de pagar el bono de fin de año con base de $ 2000 acordado el miércoles en el arranque de la mesa de diálogo tripartito convocada por el Gobierno. "Si no lo pagan, habrá problemas", alertaron desde el triunvirato de conducción de la central obrera, en un implícita amenaza de un desenlace de conflicto al menos en los sectores que no avancen en el otorgamiento de la compensación salarial.


Héctor Daer como Juan Carlos Schmid, dos de los miembros de la cúpula cegetista, admitieron que si bien el acta sellada en el marco del diálogo con los empresarios no tiene carácter obligatorio, supone el cumplimiento del compromiso firmado. "Los empresarios tienen que abrir la billetera y cumplir con lo que se ha pactado", afirmó Schmid y remarcó que el pago del plus salarial permitirá recomponer el consumo interno en el tramo final del año y en consecuencia reactivar "la economía que está planchada".


En sintonía, y luego de asegurar que la posibilidad de un paro general quedó "totalmente desactivada" tras el acuerdo por el pago del bono, Daer pidió a los empresarios cumplir con el entendimiento. "Esto no está armado para que haya empresarios que se fundan. Si no se cumple, van a existir problemas", enfatizó.


Más allá de los cuestionamientos públicos de algunas entidades empresarias contra el pacto por el suplemento salarial de fin de año, dentro de la conducción cegetista se mostraron ayer confiados en que la mayoría de los trabajadores del sector privado cobrará el beneficio destinado a compensar la caída del poder adquisitivo frente a la inflación.


"Puede ser que en algún sector muy particular tengan dificultades, pero son muy pocos. La gran mayoría lo va a pagar, puede ser en diciembre, en enero y algunos en cuotas desdobladas", apuntó un dirigente de la mesa chica de la entidad. En tanto que otro gremialista reforzó esa convicción: "Los empresarios saben que con esto logran evitar la reapertura de paritarias, que era su gran preocupación".


No obstante, en la CGT se diferenciaron del discurso del Gobierno que insistió en que el bono equilibrará la evolución entre precios y salarios de este año y que las próximas paritarias se discutirán en base a la inflación futura. "Para las paritarias del año que viene falta muchísimo. Nadie acordó nada sobre ese tema", aseguró otro dirigente.


A contramarcha de la satisfacción cegetista por el acuerdo tripartito, las dos CTA, sectores del sindicalismo combativo y organizaciones sociales cuestionaron ayer duramente los alcances del bono de fin de año pactado, por lo que anunciaron una jornada nacional de protesta para el próximo 4 de noviembre. Esa decisión fue tomada durante un encuentro que compartieron por la tarde en el hotel Bauen los líderes de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, de la CTA de los Argentinos, Hugo Yasky, y dirigentes de Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP). Esos sectores esperan sumar a la propuesta a los camioneros de Pablo Moyano y a la Asociación Bancaria (AB), que también repudiaron el plus salarial pactado por la CGT.