U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Alivio cíclico: en recesión, nueva fórmula previsional no licua las jubilaciones

Si bien en 2018 generará un menor ingreso para los jubilados, en el largo plazo dependerá del escenario macroeconómico. Proyecciones.

Alivio cíclico: en recesión, nueva fórmula previsional no licua las jubilaciones

Si bien la nueva fórmula previsional, que sigue a la inflación en un 70% y a la variación salarial en un 30%, generará en 2018 un menor ingreso para los jubilados, en el largo plazo dependerá del escenario macroeconómico. La vieja fórmula es más cíclica que la nueva, que es más estable, ya que mejora las jubilaciones cuando sube el empleo y la recaudación tributaria, pero las licúa en momentos de recesión, inflación y devaluación.

Según un informe de Arriazu Macroanalistas, "la vieja fórmula es marginalmente superior (para los jubilados) cuando la recaudación crece por encima de la inflación y de los salarios. Es decir, cuando sube el empleo o sube la presión tributaria".

En cambio, prevé una ventaja para los jubilados en la nueva fórmula "si aumenta la productividad, y crecen los salarios, aumenta el crecimiento económico pero baja la presión tributaria (un objetivo aparentemente buscado por el gobierno)". Y agregó: "Cuando el ancla es la inflación, y no la recaudación, el pago de jubilaciones se vuelve contracíclico, y dificulta la licuación de las jubilaciones".

La consultora comparó la variación promedio de una jubilación en 2020 versus la de 2018 (partiendo de un haber de $ 10.000 en enero próximo).

En un escenario considerado "estable", con una inflación del 18% y recaudación y salarios sin crecer en términos reales de 2018 a 2020, implicará una leve ventaja (0,5%) sobre la fórmula vieja.

En una economía con crecimiento del PBI y de la productividad, donde se prevé que la recaudación y los salarios suben 21% y la inflación, 18%, a los jubilados les convendría la fórmula vieja (2,64%), porque los salarios y la recaudación le ganan a los precios.

Ante una devaluación y caída del PBI, para los jubilados será mejor contar con la formula nueva. "En 2009, 2014 y 2016 convenía la fórmula nueva a la vieja, cuando la economía hizo ajuste, el tipo de cambio y la inflación subieron. Como generalmente son años de caída de la actividad económica, la recaudación y los salarios cayeron y licuaron las jubilaciones", dijo Fernando Marengo, economista de la consultora.

En el escenario que plantea el gobierno, de desaceleración de la inflación, menor presión tributaria y mejoras en la productividad que hacen crecer los salarios en términos reales, tiene una gran ventaja la nueva fórmula (7,86%) para los jubilados, porque suben la inflación y los salarios más que la recaudación.

En la proyección macro de Arriazu (inflación bajando más gradualmente, desde el 18% en 2018 a 10% en 2020; una recaudación que cae más lentamente, y salarios que suben en términos reales menos del 1% por año), ambas fórmulas son casi indiferentes (una leve ventaja para la nueva, 0,67%).

"La fórmula no es per se mala o buena, sino que depende de lo que pase en cada escenario", dijo Marengo. Y explicó que desde 2008 a 2016, en cinco años ganó la fórmula vieja y en tres, la nueva. En el acumulado, la vieja aventajó a la nueva un 1% por año. "En los años en que la economía ajustó 2009, 2014 y 2016 la fórmula vieja licúa la jubilación y la nueva no. La nueva es menos cíclica".

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar