Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Alimentación: se trabó la paritaria y gremio anunció protestas, bloqueos y paros

El gremio insiste en un reclamo de aumento del 40% y las empresas ofrecen 30%. Hoy habrá protestas en las fábricas y desde el viernes se paralizará la producción por turnos

La negociación salarial en la industria de la alimentación ingresó en un escenario de conflicto ante la falta de avances para destrabar un entendimiento entre la federación gremial de la actividad y la cámara que agrupa a las empresas del sector. Así, tras el vencimiento del último plazo de conciliación obligatoria que se cumplió anoche, los trabajadores decidieron activar un plan de lucha que prevé para hoy la realización de protestas y bloqueos en las principales fábricas, una movilización en el centro porteño para mañana y el inicio desde el viernes de un paro de dos horas por turno de producción que el gremio amenaza con extender hasta que se defina la paritaria.
La determinación de poner en marcha las medidas de fuerza fue tomada ayer por la representación sindical de los trabajadores de la alimentación luego del fracaso de las conversaciones que mantuvieron con autoridades de la Federación de Industrias de Productos Alimenticios y Afines (FIPAA) en la sede del Ministerio de Trabajo. Durante ese encuentro, que arrancó al mediodía y se extendió por más de 8 horas, el gremio insistió en su reclamo de elevar el piso salarial de la actividad de $11.500 a $16.500, lo que representa un incremento del 40%, mientras la representación empresaria insistió en su ofrecimiento de una mejora escalonada en torno al 30%.
"La negociación está muy trabada, estamos muy lejos de un acuerdo", dijeron anoche voceros sindicales del sector y adelantaron la decisión de avanzar con las medidas de fuerza ante el vencimiento de plazo definitivo de la conciliación dispuesta por la cartera laboral, que encabeza Jorge Triaca.
Las demoras en la definición del convenio de alimentación y el anuncio de protestas en la actividad preocupan a las autoridades laborales en su afán de cerrar cuanto antes el tramo decisivo de las paritarias. La otra inquietud de los equipos de Triaca se relación con la negociación salarial entre el sindicato de Camioneros de Hugo Moyano y las empresas del transporte de cargas.
En ese caso las conversaciones arrancaron la semana pasada con la oficialización del reclamo gremial de un incremento salarial del 42% para los más de 200 choferes de camiones. Las partes retomarán las discusiones el próximo jueves, oportunidad en la que el sindicato de Moyano aguarda un ofrecimiento de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac).
Desde la cámara empresaria, sin embargo, ya anticiparon que será "imposible" hacer frente a las pretensiones salariales de Moyano en medio de las crecientes dificultades que atraviesa el sector debido a la caída de la actividad y el significativo aumento de costos, especialmente por el impacto de la suba de combustibles. Al respecto, semanas atrás la entidad advirtió que los sucesivos aumentos de los combustibles autorizados por el Gobierno durante los primeros cuatro meses del año representaron para el sector incrementos de sus costos de hasta el 30%.