Alberto ya analiza en Olivos cuánto se extenderá la cuarentena

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, le llevó a la residencia presidencial informes técnicos de Salud y las propuestas empresariales. El aislamiento continuaría al menos hasta el 26 de abril inclusive y podría estirarse hasta mayo. 

Con la decisión ya tomada de prorrogar la cuarentena obligatoria que vence el lunes que viene, más allá del inicio dosificado de nuevas excepciones, a Alberto Fernández sólo le queda anunciar hasta cuándo continuará. Si bien unas primeras versiones hablaban del jueves 23 de abril, toma fuerza ahora el domingo 26 de abril. 

El aislamiento para luchar contra el coronavirus se estiraría así, desde que se decretó el 20 de marzo, unos 37 días. Sin embargo, más allá de una futura flexibilización, dosificada a cuenta gotas, en la Casa Rosada imaginan un escenario similar al actual que duraría al menos hasta mayo. Tal vez no en todo el país se continuaría el mismo protocolo. "En la Capital y Gran Buenos Aires hay que prepararse para seguir. Estamos muy lejos de la meta", anticipó ayer el jefe de Estado. En el AMBA se concentra el 70% de la infección. 

Anticipadas, después del cónclave virtual en Olivos, algunas provincias como Chubut ya anunciaron su plan de flexibilización a partir del 13 de abril. Una apertura muy acotada, considerando que la provincia de Mariano Arcioni es una de las únicas tres sin casos confirmados. 

El pico de contagios, según reveló el propio mandatario, se pospuso para mediados del próximo mes. La incógnita es si Alberto Fernández anunciaría en los próximos días, tal vez mañana mismo, el periodo completo de confinamiento o, como hasta ahora, dividirlo por partes con una próxima prórroga. La clave, admiten en los despachos, es la evolución del humor social, que quedó bajo la polémica del "cyberpatrullaje".

No es un secreto si hasta el propio Presidente admitió que en los últimos días notó más gente en las calles. El combate dialéctico ahora es contra la "relajación" del aislamiento: una paradoja surgida de dar la sensación de un falso control de la enfermedad ante la cantidad de casos diarios detectados. Por eso, Alberto Fernández insiste en mirar el espejo de Ecuador, Brasil o Nueva York. Los expertos infectólogos le remarcan que es menos traumático estirar el confinamiento que levantarlo y ante una explosión de casos, tener que volver a instalarlo. 

Para comenzar al ultimar la cuarentena XL, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, le llevó al Presidente esta mañana a la Quinta de Olivos una serie de informes técnicos del Ministerio de Salud y otras carteras con los resultados de la medida impuesta el 20 de marzo. Esa información será contrastada con las propuestas de apertura que le llevaron a la Rosada la UIA, la Cámara de Comercio y la CGT. Ante los gobernadores, Alberto Fernández remarcó que la liberación de ciertas actividades, como la obra pública, se haría de a poco y bajo estrictos protocolos de seguridad. 

Tags relacionados

Más de Economía y Política