Lunes  09 de Diciembre de 2019

Alberto y el desafío de cerrar "la grieta" para sacar a la Argentina de su eterna crisis

En un delicado escenario económico y social y con la promesa de "poner a la Argentina de pie", Alberto Fernández asume hoy al frente de la Casa Rosada. Pero cumplir con ese objetivo dependerá en buena medida de lograr los consensos que la "maldita grieta" impidió hasta ahora poder conseguir.

Alberto y el desafío de cerrar "la grieta" para sacar a la Argentina de su eterna crisis

Con una transición ordenada como dato saliente, tras el escandaloso cambio de mando que en 2015 protagonizaron Mauricio Macri  y Cristina Kirchner, Alberto Fernández asume hoy las riendas del país en medio de un complicado escenario económico que exigirá de una enorme pericia para dar en la tecla con el programa de gobierno que eligió llevar adelante el nuevo presidente a fin de encarrilar la desquiciada economía argentina.

Pero a los enormes desafíos en materia económica y social con los que Alberto deberá lidiar apenas ponga un pie en la Casa Rosada, se suma también uno de índole política y de cuya resolución dependerá, en gran medida, el éxito de los dos primeros: la capacidad del nuevo mandatario para tejer consensos y convocar a acuerdos, a los que necesitará como el agua si lo que se propone es llevar adelante –como ha dicho- “un pacto social” que le permita a la Argentina volver a crecer e ingresar a la senda del desarrollo.  

Resulta prematuro ponerse a conjeturar hoy, el día de su asunción, si Alberto irá o no a fondo en su promesa de desactivar también la “grieta tóxica” que atraviesa desde hace al menos una década a la política argentina.

De hecho, “unir a los argentinos” fue también una de los objetivos fundantes con los que Mauricio Macri llegó al poder en 2015, pero lejos de intentar poner fin a la polarización, una vez al mando prefirió adueñarse de la lógica discursiva amigo-enemigo del kirchnerismo y se dedicó a alimentarla para sostenerse en el poder.

"La grieta se terminó para siempre y la venganza también", prometió Fernández la misma noche del 11 de agosto en la que consiguió un contundente triunfo en las PASO, ratificado luego el 27 de octubre en los comicios generales donde fue electo presidente. La propia decisión de Cristina Kirchner de correrse hacia el centro y ungirlo a Alberto como candidato puede leerse en perspectiva como el obligado paso previo, al proponerse primero unir al peronismo para retornar al poder. No eligió CFK a una figura cualquiera para hacerlo: el ex jefe de Gabinete de los K demostró enseguida su habilidad para integrar en el Frente de Todos a sectores del justicialismo que eran hasta entonces reticentes a volver a convivir en un mismo espacio con el kirchnerismo.

Pero terminar con "la maldita grieta" fogoneada hasta el cansancio desde los discursos todos estos años -de un lado y del otro- aparece como una misión mucho más complicada y sin éxito garantizado.

Es verdad que hubo gestos y declaraciones altisonantes durante la campaña que pusieron en duda la real voluntad política de Alberto de cerrar la grieta. Sin embargo, pese a los chisporroteos donde por momentos el lenguaje político no acompañó esa supuesta intención dialoguista, la misa en la Basílica de Luján del domingo pasado, que reunió al presidente saliente y al entrante para rezar por “la unidad y la paz” en la Argentina, fue un dato auspicioso en esa dirección.  

Los gestos de convivencia política entre oficialistas y opositores no deberían llamar la atención en un país normal, pero en la Argentina constituyen una muestra de civilidad casi desconocida hasta ahora, o al menos, que estuvo ausente durante la última década.

Como en el tango, claro, para retomar la cultura del diálogo político también hacen falta dos. Por eso, la promesa de Mauricio Macri de llevar adelante una “oposición constructiva” será también, si la cumple, una contribución insoslayable a la esperada buena convivencia entre las fuerzas que dominan hoy la política argentina. Más allá de Macri, dentro de Cambiemos hubo gestos y declaraciones favorables a un tipo de oposición más conciliadora, sobre todo de aquellos que conservarán roles institucionales clave en el ciclo que se inicia.

El encuentro del viernes pasado entre Fernández y el jefe del gobierno porteño Horacio Rodriguez Larreta fue, de hecho, un aporte en ese sentido ya que ambos expresaron allí su deseo de superar la polarización y se ocuparon de hacerlo trascender.

¿Empezará la Argentina a transitar por fin una nueva etapa que deje atrás la polarización tal como se la conoció hasta ahora? Sólo el tiempo dará la respuesta.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000058,000063,0000
DÓLAR BLUE0,000076,750077,5000
DÓLAR CDO C/LIQ1,3766-84,6908
EURO-0,021966,007966,0759
REAL0,334614,287114,3028
BITCOIN1,80329.052,62009.054,9300
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,000034,8750
C.MONEY PRIV 1RA 1D-4,494442,5000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-4,395643,5000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000036,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)-6,1404160,50171,00
CUPÓN PBI EN PESOS3,33333,103,00
DISC USD NY0,126679,1079,00
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL3,093039.604,5700
BOVESPA1,8800114.481,8400
DOW JONES0,900028.535,8000
S&P 500 INDEX1,23693.243,6300
NASDAQ1,61009.139,3100
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO-0,1950329,0399329,6829
TRIGO CHICAGO-0,5679209,0717210,2659
MAIZ CHICAGO1,2484151,6671149,7971
SOJA ROSARIO-1,5444255,0000259,0000
PETROLEO BRENT0,539459,640059,3200
PETROLEO WTI0,865653,600053,1400
ORO-0,02541.576,40001.576,8000