Alberto Fernández extenderá el aislamiento y aumentará las restricciones en el AMBA

Antes del fin de semana, el Presidente revelará cómo seguirá la cuarentena, tras la charla de ayer con Larreta y Kicillof. Si la curva sigue la misma tendencia, se endurecerán las medidas

Mientras funcionarios provinciales siguen reclamando un urgente regreso a la Fase 1 de la cuarentena en la zona metropolitana, Alberto Fernández arbitró ayer, al menos por unos días, en favor de Horacio Rodríguez Larreta al recibir tanto al Jefe de Gobierno porteño como al gobernador bonaerense Axel Kicillof.

Descartado, por ahora, un regreso tan abrupto al confinamiento extremo, no obstante, antes del fin de semana, cuando anunciará la nueva extensión del aislamiento obligatorio que vence el domingo 28, el Jefe de Estado revisará las últimas estadísticas. Si continúa la misma tendencia, que todo indica que sí, la decisión será endurecer la medidas.

En la cumbre en la residencia presidencial de Olivos apenas tenían el primer corte de una jornada que se intuía que marcaría otro récord después de la meseta del fin de semana que se suelen hacer menos diagnósticos que en días laborables. Y así fue: no sólo por el global de 2146 nuevos casos de coronavirus, sino porque tanto la provincia como la Ciudad superaron la barrera de los 1000 contagios, con 1037 y 1024, respectivamente.

La primera conclusión que tomó el comando tripartito de la administración de la cuarentena, según resumieron en Olivos: "Si sigue la actual tendencia en los próximos días volvemos para atrás en el AMBA y se endurecerán las medidas de aislamiento". Pero una segunda casi descarta el uso del potencial de la anterior: "Todo indica que la situación va a empeorar, mucho y muy rápido", añadieron fuentes oficiales. Si bien sería por otra quincena, no quisieron confirmar la duración de la próxima prórroga, con el último antecedente de tres semanas.

El reporte diario de anoche fue en esa dirección. "En las últimas semanas la tendencia de contagios viene creciendo muy fuertemente y eso se manifiesta en el uso de las terapias intensivas, y lo que está claro es que nadie quiere la saturación del sistema de salud", se anticipó por la tarde a los números Kicillof, en Radio con Vos. Por después, en TN, el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, admitió: "Si continua esta fase de crecimiento obviamente vamos a tener que tomar medidas de restricción".

Esa fue la promesa que le dejó Larreta al gobernador en su visita del viernes a La Plata: si bien la Ciudad pretende continuar su camino de reapertura, pensando que los 700 casos de promedio diarios podrían ser otra meseta, los números terminarán marcando si hay que dar marcha atrás.

Con cerca del 50% de ocupación hospitalaria, Kicillof apura la decisión, si bien cerca suyo admiten que falta un apoyo popular para acompañar el endurecimiento del confinamiento, como el que ayudó a Fernández a decretarlo el 20 de marzo. El temor a una versión local de las experiencias europeas, creen, debe ganarle al hartazgo del confinamiento que cumplirá 100 días. Algunos intendentes bonaerenses, aún los del PJ que piden en público endurecer el confinamiento, admiten que será de difícil cumplimiento.

Quien mejor resumió ayer la postura argumental de los pro-Fase 1 fue Sergio Berni: "La cuarentena hace rato que no existe más, lo que hay es una cuarentena muy estricta del grupo etario de los mayores de 65 años, que no salen hace 90 días", dijo el ministro de Seguridad bonaerense.

Tags relacionados