Alberto Fernández: "Tenemos que ir levantando paulatinamente la cuarentena"

En una entrevista televisiva, el Presidente también habló de la renegociación de la deuda: dijo que su gobierno no desea el default pero aclaró que, si ese evento se produce, será en un mundo muy distinto, donde la cesación de pagos será generalizada. 

El presidente Alberto Fernández dijo esta noche que, con la oferta a los acreedores para reestructurar la deuda, los bonistas "no pierden, sino que en todo caso van a ganar un poco menos". También resaltó, entre otros muchos temas, que "tenemos que ir levantando paulatinamente la cuarentena".

En una entrevista televisiva, Fernández hizo cálculos y estableció que los bonistas ganarán unos cinco puntos menos de lo que tenían previsto, pero que aún así el país estará pagando dos puntos más de "lo que paga todo el mundo".

Según Alberto, la Argentina "ya estaba virtualmente en default", tras la salida del anterior gobierno, a quien le atribuyó la invención de la palabra "reperfilamiento", como una "expresión macrista", aunque, en realidad, la primera figura pública que la usó fue su actual ministro de Economía, Martín Guzmán, en una entrevista con El Cronista. Luego, el término fue a parar a la boca de Hernán Lacunza, quien tras suceder a  Nicolás Dujovne, comenzó a usarlo.

"La verdad es que nosotros recibimos un país en default, no nos engañemos. Cuando empezaron a hablar de reperfilamiento era la versión 'en idioma macrista' de lo que se llamaba reprogramación", dijo. 

El mandatario aceptó que "la solución de la deuda todavía es un problema para la Argentina", pero aseguró que el gobierno tiene pensado cómo será "el día después" según si eso se resuelve de una manera u otra.

Fernández dijo que su gobierno "quiere resolver de una vez y para siempre el problema de la deuda" y consideró que, por esa razón, "el FMI avaló" la lógica planteada por Argentina para hacer frente a los vencimientos de deuda con acreedores externos.

El Presidente dijo que "a todos nos preocupa la economía, pero más nos preocupa la salud de la gente" y agregó que el objetivo del gobierno es que los "argentinos pasemos esta pandemia tan dolorosa y paguemos lo menos posible".

Fernández advirtió que quienes gobiernan "entienden que hay que moverse con mucho cuidado" sobre la posibilidad de habilitar las salidas de personas del aislamiento obligatorio durante la pandemia de coronavirus, pero otros sólo "escriben en Twitter", donde "opinar es facilísimo".

En diálogo con las conductoras de Verdad /Consecuencia, que se emite por TN, Fernández también se refirió a la salida de Alejandro Vanoli de ANSeS, decisión que atribuyó a que el organismo no estaba funcionando bien.

También, derivado de este tema, Alberto volvió sobre su relación con Cristina al negar que la vicepresidenta haya presionado para que la reemplazante de Vanoli haya sido Fernanda Raverta, una camporista. "Se nos ocurrió a los dos", relató el jefe de Estado. 

El Presidente habló también sobre el proyecto del Gobierno para gravar la riqueza: “No es un impuesto, es un aporte por única vez lo que se está planteando

Entre otros temas, y camino a la fase más lúdica del reportaje, el presidente fue puesto dar su preferencia entre Maximo Kirchner y Sergio Massa. Eludió elegantemente la respuesta y pagó la "consecuencia" de develar el último chat con Cristina, de donde surgió que pactaron verse el martes en Olivos. "Si me invitás un mate cocido voy a verte", transcribió Fernández, a lo que Cristina Kirchner habría contestado: "Prefiero ir yo a verte a Olivos, así salgo un poco". 

Pero igual no dejó la oportunidad de caracterizar a ambos dirigentes. De Massa, a quien acompañó como asesor cuando se perfilaba como candidato a la presidencia, dijo que "es el dirigente de su generación que más se ha preparado para ser presidente" y del líder y fundador de La Cámpora elogió su  capacidad de diálogo. 

Tags relacionados
Noticias del día