Ajustado triunfo tras 17 horas de debate

Cambiemos logró convertir en ley ayer por la mañana la polémica reforma jubilatoria, en una sesión maratónica que se extendió por 17 horas y estuvo signada por violentos incidentes en las inmediaciones del Congreso y multitudinarios cacerolazos contra la iniciativa en distintos puntos del país. El tablero de la Cámara de Diputados reflejó a las 7 de la mañana un ajustado triunfo del oficialismo con 127 votos positivos, 117 negativos y dos abstenciones, tras un extenso debate a lo largo del cual Cambiemos recibió el apoyo decisivo del interbloque Argentina Federal, pactado previamente con gobernadores.

Los legisladores opositores que acompañaron el proyecto fueron los cordobeses Córdoba Juan Brugge, Alejandra Vigo, Martín Llaryora, Pablo Cassineiro; los entrerrianos Mayda Cresto y Juanjo Bahillo; los misioneros Verónica Derna, Ricardo Wellabach, Jorge Franco, Flavia Morales y Daniel Di Stefano; los catamarqueños Silvana Ginocchio y Gustavo Saadi y los salteños peronistas Pablo Kosiner y Andrés Zottos. También acompañaron los tucumanos Pablo Yedlin, y Gladys Medina, el chaqueño Juan Mosqueda, la santiagueña Graciela Navarro, la neuquina Alma Sapag, mientras que se abstuvieron la diputada por Chaco Elda Pertile y la diputada del Frente Cívico de Santiago del Estero, Mirta Pastoriza.

Fueron negativos los votos de los sanjuaninos del gobernador Sergio Uñac, Diego Bossio, Eduardo Bucca, Néstor David, los pampeanos Ariel Rauschenberger, Sergio Ziliotto, y Melina Delú, los riojanos Danilo Flores y Luis Beder Herrera, los jujeños Carolina Moises y José Martiarena, el correntino Oscar Macias, y los mendocinos Omar Felix y Pedro Miranda. Además votaron en contra Martín Lousteau y Carla Carrizo y sus aliados, la mayoría del FPV a excepción de tres ausentes, entre ellos Daniel Scioli, el Movimiento Evita, los tres diputados de la izquierda, y Compromiso Federal.

Noticias del día