Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Afif Domingos: "Hay que simplificar el comercio para aumentar los negocios"

Identifica trabas comerciales y cómo superarlas. Minimiza el impacto económico de la crisis en Brasil. Participa hoy de un encuentro para potenciar a las pymes

Afif Domingos:

Guilherme Afif Domingos es el presidente del Servicio Brasileño de Apoyo a las Micro y Pequeñas Empresas (Sebrae), entidad sin fines de lucro encargada de promover la competitividad y el desarrollo de este tipo de empresas. Antes de su llegada a Buenos Aires, donde hoy participará de un seminario sobre el comercio exterior de las pymes de ambos países que se realizará en la Embajada de Brasil, el directivo y político brasileño dialogó con El Cronista sobre su misión, el comercio bilateral y la crisis política y económica de su país.

–¿Por qué cree que las pymes argentinas tienen poca participación en las exportaciones hacia Brasil? ¿Deben aprender de las empresas brasileñas?
–No tenemos esos datos. Lo que sabemos es que son responsables por un poco más del 4% del valor total de las exportaciones argentinas, lo que es un escenario aún mejor (cuando se trata de porcentajes) que el que tenemos en Brasil. En nuestro país, las pequeñas empresas contribuyen con apenas 1,03% del valor total exportado. Somos nosotros los que tenemos que aprender de las pymes argentinas. Trabajando con los bancos de datos del Ministerio de Industria, Comercio Exterior y Servicios de Brasil, identificamos que el año pasado un 14% de las exportaciones de Brasil para Argentina fueron realizadas por micro y pequeñas empresas. En el mismo año, los pequeños negocios brasileños respondieron por el 12% del total de empresas que importaron de Argentina. Si desburocratizamos los procesos logísticos y aduaneros existentes entre los dos países, tendremos un incremento aún más relevante para los pequeños negocios de ambos países. Los pequeños quieren traspasar las barreras geográficas, pero los gobiernos necesitan darles un trato diferenciado para que ellos puedan competir en el mercado internacional.

–¿Cuál es el rol del Sebrae en este desarrollo y cómo puede ayudar a las empresas argentinas?
–El Sebrae actúa como promotor del debate de la facilitación comercial para las pequeñas empresas en Brasil, por medio de la desburocratización de procesos para los pequeños negocios. Entendemos que la Argentina es el socio ideal para que experimentemos simplificaciones conjuntas. Podemos contribuir con las empresas argentinas mediante dos frentes: incentivando el debate similar sobre lo que viene aconteciendo en Brasil, así como promoviendo acciones que posibiliten aumentar los intercambios comerciales entre pequeñas empresas de ambos países.

–¿Es requisito fundamental simplificar el comercio bilateral para impulsar aún más las pymes de ambos países?
–Estoy seguro de que sí. Hoy el 70% de las micro y pequeñas empresas que comienzan a exportar luego paran de hacerlo en los años siguientes porque se encuentran con dificultades logísticas, burocráticas y financieras. Hay voluntad de expandir los negocios de ambos lados de la frontera, pero estas trabas interfieren directamente en la competitividad de la pequeña empresa y no garantizan una previsibilidad necesaria para este tipo de operación comercial.
Hay algunos avances que deben ser destacados. La reglamentación de la figura jurídica del Operador Logístico Internacional en Brasil, cuyo objetivo es la facilitación de trámites aduaneros para las pymes, así como la adopción del Certificado de Origen Digital en Brasil y en Argentina. Pero todavía es necesario perfeccionar mecanismos existentes, como el Sistema de Moneda Local, que disminuye los riesgos cambiarios de las operaciones comerciales, pero cuyos costos no son atractivos. También queremos incluir en la pauta bilateral la convergencia regulatoria entre los dos países (para emisión y reconocimiento de certificados fitosanitarios, por ejemplo), así como la estandarización e integración aduanera.

–¿Cómo puede afectar la relación bilateral la actual crisis política de Brasil?
–El mercado brasileño viene demostrando indicios de recuperación. Los indicadores económicos de los últimos meses han sido positivos, a pesar de la crisis política instalada en el país. Analistas del mercado financiero han mantenido el escenario de la economía brasileña para 2017. La expectativa es que la inflación continúe cayendo y el PBI se mantenga con crecimiento estable en 0,5%. Para los especialistas, el índice que mide la inflación debe cerrar el año en 3,92%, incluso por debajo de la meta perseguida por el Banco Central de Brasil, de 4,5%. Es decir, un escenario estable para que las empresas puedan planear sus estrategias de venta, incluso expandirse para el mercado internacional.

–¿Qué posibilidades existen de crecimiento del comercio bilateral en este contexto?
–Del 2003 al 2015, la corriente de comercio bilateral creció 150%: pasó de u$s 9240 millones a u$s 23.090 millones. En 2016, alcanzó los u$s 22.500 millones. La Argentina es el tercer país en el ranking de exportación brasileña, con 7% del total, mientras Brasil es el principal mercado para las exportaciones argentinas.