Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
Presupuesto 2017: sólo uno de cada tres dólares de deuda irá a inversiones

Presupuesto 2017: sólo uno de cada tres dólares de deuda irá a inversiones

Se prevé gastos de capital por u$s 13.000 millones frente a un total de deuda de u$s 37.000 millones. El resto se usará para gastos corrientes y renovación de deuda en una estrategia que, según economistas, “tiene baja sostenibilidad en el tiempo”.

Ya presentado el proyecto de presupuesto del 2017 el mercado puede ir proyectando cual será la estrategia del Gobierno después del 1 de enero. Si se pretende mantener la desaceleración de la inflacion, con un déficit fiscal, según economistas elevado, la vía de escape es el endeudamiento.

Sin embargo, de la deuda pública, que se estima que se incrementará en unos u$s 37.000 millones, los gastos de capital serían de u$s 13.000 millones. Esto representa que sólo uno de cada tres dólares de aumento de deuda pública se destinará a inversión pública.

Así lo detalla un informe del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA, en el que agrega que el proyecto prevé para el sector público nacional un incremento tanto de los ingresos como de los gastos totales del orden del 22% anual. “Esta simetría trae como consecuencia un déficit fiscal primario de $ 226 mil millones (2,3% del PBI) y un déficit financiero total –computando el pago de intereses de deuda pública– de $ 482 mil millones (4,9% del PBI). Si no se computaran las transferencias del Banco Central y de la ANSES como ingresos del Estado nacional, el déficit financiero total sube a 6,8% del PBI”.

El economista Jorge Colina aclara que “mantener la meta de reducir la inflación con un déficit fiscal tan elevado obliga a apelar al endeudamiento público. Las condiciones internacionales e internas dan viabilidad a esta estrategia, pero tiene baja sostenibilidad en el tiempo”.

Desde la consultora Ficonomics destacan que “el dato preocupante que se extrae del presupuesto tiene que ver fundamentalmente con lo observado durante el 2016, que a su vez sirve de base para establecer el presupuesto 2017. El gobierno presenta el nuevo presupuesto con significativos aumentos nominales en los gastos de Capital en la mayoría de los rubros, pero omite indicar que durante 2016 se llegará a la menor proporción en más de una década entre Gastos de Capital y Gastos Corrientes, por debajo del 10%”.

El economista Ezequiel Estrada agrega que “El repunte de 2017 es una necesidad imperiosa para elevar los niveles mínimos de Gastos de capital observados durante el 2016. Sin embargo, como se observa en el cuadro debajo, la proporción planteada para 2017 sigue siendo menor a lo ejecutado durante los años previos”.

El secretario de Finanzas, Luis Caputo, el martes pasado brindó en Diputados un escenario del programa financiero para el año próximo y del perfil de la deuda pública: “La deuda bruta como porcentaje del Producto Interior Bruto es del 52,5% de la cual gran parte es intrasector público, con lo cual el riesgo de la deuda que está expuesta al mercado es muy bajo”, sostuvo.

Como parámetro comparativo, los años 2016 y 2017 serán los dos primeros desde 2004 en los cuales los Gastos de Capital serán menores a los Gastos en Intereses.

“Dentro del Gasto de Capital, en el presupuesto de 2017 se destacan las obras de rutas. Tambien cabe mencionar que en materia de obra pública del presupuesto 2016 al 2017 se eliminó la construcción del Complejo Penitenciario Federal Orán y la Ampliación en 120 plazas el Complejo Penitenciario Federal de Güemes. Por otro lado, dentro del artículo 44 se encuentra la autorización para entregar los avales del Tesoro Nacional por las operaciones de crédito público”, agregó Estrada.

 “Mantener un déficit fiscal elevado requiere apelar al endeudamiento público para cubrir gastos corrientes y renovar deuda que vence. La contrapartida es un nivel relativamente bajo de inversión pública”, indicó Colina y agregó que “la deuda tiende a crecer a un ritmo superior a la capacidad de repago debido al insuficiente esfuerzo de inversión. Dicho de otra manera, la falta de austeridad actual tendrá que ser asumida en algún momento del futuro”.