Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Advierten que es difícil el camino del Gobierno hacia el equilibrio fiscal

Lo aseguró el CIPPEC en un informe que analiza el estado de las cuentas públicas en lo que va del año. “Encontrar un sendero es uno de los desafíos estructurales clave para la Argentina”, afirmaron.

Resta ver cómo evolucionan los 'gastos flexibles' (obra pública y transferencia a provincias)

Resta ver cómo evolucionan los 'gastos flexibles' (obra pública y transferencia a provincias)

Según un informe elaborado por el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC), el déficit financiero nacional, sin rentas del Banco Central BCRA y la utilidad del fondo previsional (FGS), pasó de $ 157.406 millones en los primeros 6 meses de 2015 a $ 218.101 millones en 2016. Esto representa un incremento nominal en términos del PIB de 6,3% en 2015 a 6,4% en 2016. "Los resultados del primer semestre exponen lo difícil del camino hacia el equilibrio fiscal", sostiene el Centro.

Durante el período enero a junio de este año, “los resultados fiscales nacionales base caja en valores corrientes”, exponen un déficit financiero de 133.222 millones, frente a un valor de 107.134 millones en 2015. “En definitiva, se registra una situación similar en el resultado fiscal entre los años 2015 y 2016, habiendo ya transcurrido el primer semestre”, señaló CIPPEC.

Sin embargo, el informe aclara que “cuando se considera el desempeño en términos del PIB, los resultados exponen un leve ajuste fiscal en el primer semestre, siendo que el déficit pasó de 4,3% a 3,9% del PIB”.

"Aún resulta temprano evaluar una estimación para el cierre del año, dado que los gastos flexibles (obra pública y transferencia a provincias) empezarán a responder en algún momento a las necesidades políticas y, por otra parte, restar ver cómo evolucionarán los recursos tributarios y las rentas del BCRA y FGS, esté último probablemente influido por el proyecto de Ley de blanqueo y regularización previsional", concluyó Luciano Di Gresia, investigador principal del Programa de Desarrollo Económico de CIPPEC y autor del informe.


Por el lado de los ingresos, éstos aumentaron, pero menos que la inflación. Las denominadas “rentas de la propiedad”, conformada por las utilidades del Banco Central (BCRA) y las del FGS, “han explicado una parte sustancial del incremento total de ingresos” señala el análisis.

Estos conceptos alcanzaron en el primer semestre de 2016 unos 84.879 millones frente a 50.270 millones del año anterior. La variación de ingresos ha sido de 30,4% en el primer semestre, pero como la inflación es de 35,2%, esto deriva en una disminución en términos reales. Adicionalmente, si se excluyen los ingresos de BCRA y FGS, el incremento de los ingresos se atenúa hacia un 27%.

Respecto de los recursos tributarios, CIPPEC observa un bajo desempeño “debido, principalmente, a las medidas de política tributaria implementadas por el nuevo gobierno” (bajas de alícuotas generalizadas en los Derechos de Exportación e incremento en los mínimos no imponibles de Ganancias.)

Por el lado de los gastos, la variación total muestra un incremento de 29,5% que, al ser inferior a la inflación del período -del 35,2%- reflejaría un ajuste. Según el análisis, la reducción del gasto público “se refleja en las partidas que tienen flexibilidad”, como son los gastos en bienes y servicios (variación de 0,7%), pagos de inversión real directa (leve incremento nominal de 8,5%) y transferencias discrecionales a las provincias (corrientes y de capital, con caída de 2,8%).

Por otra parte, los gastos rígidos exponen variaciones más cercanas de la inflación. Las jubilaciones, principalmente como consecuencia de la aplicación de la movilidad previsional, muestran un incremento de 38,9%. Mientras que los salarios de los empleados públicos nacionales exponen un crecimiento de 31,3% (compatible con los cierres paritarios).