Advierten que Brasil le seguirá dando malas noticias a la economía argentina

El magro crecimiento económico, además de las dudas sobre una eventual aprobación de la reforma jubilatoria, afectaría tanto el comercio como el frente financiero argentino. 

El principal socio comercial para la Argentina es Brasil y, de acuerdo a proyecciones privadas, la economía brasileña no traería buenas noticias para el Gobierno de Mauricio Macri. Esto significaría una complejidad extra en un momento crítico en medio de la recesión que provocaron las sucesivas corridas cambiarias de 2018. 

Un análisis realizado por la Consultora Radar explica que las malas noticias provienen tanto de los indicadores de la economía real de Brasil, como así también del eventual impacto negativo que tenga un rechazo de la reforma previsional en el mercado financiero brasileño y, por añadidura, del resto de la región. 

La economía real, complicada

El año pasado, la economía de Brasil cerró con un crecimiento de 1,1%. Esto significa, según Radar, un porcentaje similar al crecimiento de la población, "por lo que el PBI per cápita se mantuvo prácticamente sin variaciones". 

"La economía aún se ubicó a fines de 2018 un -4,7% por debajo de los máximos alcanzados en 2014", indica el informe. En el desagregado por rubros, solo las exportaciones evidenciaron cremiento en ese período (+18%), mientras que el resto de los rubros registraron fuertes caídas: el consumo público cayó -2,1%; el consumo privado -3,9% y las inversiones un - 23,2%.

Además, Radar resalta que: 

  • La debilidad del consumo se debe a una serie de motivos. Por un lado, a pesar del bajo nivel inflacionario, que acumuló 3,75% en 2018, los ingresos no lograron crecer, dado que el salario promedio de los trabajadores se incrementó solamente 0,7% (caída de 3% en términos reales).

 

  • A esto se le suma el muy pobre desempeño del mercado laboral, con un nivel de desocupación que promedió 12% durante el año pasado, levemente por debajo de los niveles de 2017 (12,7%), pero muy por encima de los niveles de 2014, cuando alcanzaba 4,5%.

 

  • Además, el 85% de los trabajos creados en 2018 fueron en el sector informal, que son generalmente de menores ingresos. Así, la suma de cuentapropistas y trabajadores informales del sector privado llegó al 52% del total de la fuerza laboral en 2018.

 

  • El inicio de 2019 es desalentador: según el índice anticipado de actividad del Banco Central, la economía se contrajo durante febrero y enero, por lo que se encamina a cerrar el primer trimestre con una baja en relación al último trimestre del 2018. En febrero, la contracción fue de -0,73%, lo que resulta la mayor baja de los últimos nueve meses.

 

  • Las proyecciones de crecimiento para 2019 vienen recortándose en la medida que avanza el año y se van conociendo los datos de actividad. Las últimas proyecciones del sector privado recogidas por el Banco Central de Brasil apuntan a un crecimiento de 1,7% en 2019, mientras que a mitad de año pasado las proyecciones eran un alza de 2,7%. Lo más probable es que sigan recortándose, dada la debilidad que viene mostrando la actividad durante los últimos meses.
Un rechazo de la reforma previsional podría complicar el panorama financiero

Además de los indicadores de la economía real, hay otro aspecto puede generar un impacto negativo en el panorama financiero para América latina: un eventual rechazo de la reforma previsional en Brasil podría desmejorar el rendimiento de los bonos soberanos cariocas y contagiar a la región con una mayor salida de inversores.

"El foco está puesto en la reforma del sistema jubilatorio, una condición necesaria del sector financiero internacional para entrar con fuerza en Brasil. Su aprobación aún está en veremos, y es posible que sufra modificaciones, sobre todo, por la debilidad política de Bolsonaro en el Congreso brasileño", revela informe de la consultora dirigida por Paula Español.

Y agrega:  "En caso de no aprobarse, el impacto sobre el mercado argentino podría ser negativo, ya que dispararía un sell-off regional con impacto local, lo que se reflejaría en mayor presión sobre la cotización del peso. En cambio, en caso de aprobarse, su derrame a Argentina sería prácticamente nulo, porque los factores negativos locales no llegarán a ser contrapesados".
 

Temas relacionados
Más noticias de Brasil

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés