Advierten por el deterioro de la situación fiscal

Un trabajo de la consultora Ecolatina muestra que entre enero y septiembre pasados el déficit primario acumuló $ 1,3 billones, cerca del 5% del PBI, una cifra que no se registraba desde hace cinco años

La pandemia y la cuarentena generaron un fuerte deterioro en la situación fiscal de la Argentina, donde el Tesoro mostró fuertes complicaciones para financiarse con deuda privada. Así se desprende de un informe elaborado por la consultora Ecolatina difundido ayer.

Según el trabajo, entre enero y septiembre el déficit primario del sector público acumuló $1,3 billones, rozando 5% del PBI, un desequilibrio que preocupa más, según la consultora, que todo 2015 este valor se ubicó estuvo apenas por debajo de 4%.

Las causas de esta situación tienen que ver, por ejemplo, con que el gasto primario creció casi 70% i.a. en los primeros nueve meses del año, mientras que se registró una baja del 22% i.a. de los ingresos públicos, entre enero y septiembre, otra consecuencia de la crisis.

De esta manera, el superávit primario de $0,2 billones acumulado en los primeros tres trimestres de 2019 se convirtió en un déficit de $1,3 billones este año. "Con estos valores, se entiende por qué el Banco Central emitió ARS 1,7 billones entre enero y septiembre para financiar al Tesoro y por qué, a pesar de la esterilización vía LELIQs, pases y venta de Reservas, la base monetaria creció 40% en ese período, muy por encima de la inflación acumulada (25%)", sostiene Ecolatina.

El estudio también se refiere a los subsidios económicos dispuestos por el Gobierno, y afirmó que representan un 10% del gasto primario total. Además, apunta que en los primeros nueve meses de este año, acumularon 2% del PBI, nada menos que el valor más alto en los últimos cinco años.

Con este argumento, la consultora explica las intenciones que tendría el Gobierno de poner en marcha algunos ajustes de tarifas el año próximo, una clara intención de achicar esa cifra.

Según Ecolatina, una importante porción del alza del gasto tuvo que ver con el efecto negativo de la crisis. "Buena parte del incremento del rojo fiscal responde a la pandemia, en línea con lo sucedido en la mayoría de los países de mundo", sostiene, aunque aclara que "no por eso deja de ser desequilibrante: en la mayoría de los países, el financiamiento vía emisión fue menor que en el caso argentino".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios