Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
Jueves 4.1.2018
DÓLAR
/
MERVAL

Aceto & Oliva: macrismo en el Lolla, las tostadas de Peña y los scanners del G20

Aceto & Oliva: macrismo en el Lolla, las tostadas de Peña y los scanners del G20

Lollapalooza, el agua y “el rayo macrizador”

La carpa VIP montada con ocasión de festival de música Lollapalooza recibió la primera y segunda jornada a varias figuras del macrismo.

Se pudo ver allí, probando sushi en los cómodos livings con muebles de autor, al ministro del Interior, Rogelio Frigerio; al jefe de Gabinete Marcos Pena, junto a su mujer, Luciana Mantero; al secretario de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, al consejero presidencial Nicolás “Nicky” Caputo; al jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, y al titular del Sistema Federal de Medios Públicos, Hernán Lombardi, entre otros.

No pudieron asistir a la tercera jornada, suspendida a causa de las fuertes lluvias que provocaron, además de una gran inundación en el Hipódromo de San Isidro, una catarata de mensajes en redes sociales atribuyendo la triste suerte de la fiesta a las figuras que pasaron por el VIP.

Marcos Pena quiere las tostadas calientes

Desde la Casa Rosada parte un mensaje de austeridad hacia las reparticiones de gobierno, pero eso no quita que algunos funcionarios de Balcarce 50 se den algún que otro gusto: el jefe de gabinete, Marcos Pena, demandó que se instalen tostadoras en los despachos donde suele tener reuniones para evitar así que en la manana, junto con el desayuno,le llegue el pan frío a la mesa. El inusual pedido se elevó en forma de queja, y quedó saldado con la incorporación de varios de estos artefactos, adquiridos por un valor unitario de $ 1000.

Scanners y detectores, a contramano del G20

La llegada de las autoridades financieras de los 20 países más desarrollados del mundo para participar del encuentro del G20 en el Centro de Exposiciones de la Ciudad puso en alerta a las fuerzas de seguridad que extremaron las precauciones.

Durante el fin de semana se pudo ver que en las inmediaciones del CEC se había instalado una camioneta de la Policía Federal con antena satelital y cámaras de seguridad, en Callao y Libertador se estableció un centro de las fuerzas armadas y el interior del evento quedó a cargo de la Policía Aeroportuaria.

A pesar de las vallas que ya estaban en la zona y de los controles para las acreditaciones, mientras ayer transcurrían las reuniones de los viceministros y de los equipos técnicos, el control de seguridad en la puerta principal pedía abrir bolsos y mochilas porque no funcionaban los scanners ni los detectores de metales.