U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Aborto: fuerte debate en el Senado sobre derecho a la vida vs autonomía de las mujeres

Fueron de la partida 22 especialistas. La sesión se extendió desde la mañana hasta las 18. La doctora en derecho y ex jueza de Mendoza Aída Kemelmajer de Carlucci dirimió, durante una hora, uno de los debates centrales en el debate. 

Aborto: fuerte debate en el Senado sobre derecho a la vida vs autonomía de las mujeres

La segunda sesión del plenario de las comisiones del Senado que están tratando el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo y que cuenta con media sanción de la Cámara de Diputados, se extendió durante ocho horas y contó con la presencia de 22 especialistas que brindaron argumentos tanto a favor como en contra del aborto. 

Por orden de aparición y según su postura expresada, quienes fueron de la partida este miércoles fueron Jorge Laferriere, jurista (en contra); María de los Ángeles Carmona, ginecóloga (en contra); Liliana Tojo, abogada (a favor); Carlos José Wechsler, médico (a favor); Andrés Gil Domínguez, consitucionalista (a favor); Natalia Gherardi, abogada (a favor); Néstor Sagües, abogado (en contra); Juan Pablo Echevarría, abogado (en contra); Mariela Belski, abogada (a favor); Daniela Heim, abogada (a favor); Fernando Iudica, médico (en contra); Ursula Basset, abogada (en contra); Alejandro Pérez Hualde, abogado (en contra); Leonardo Caruana, médico (a favor); Ricardo Gil Lavedra, constitucionalista (a favor); Irene Sheimberg, médica (a favor); Dora Barrancos, historiadora (a favor); Zemira Bottini de Rey, médica (en contra); Jorge Aquino, médico (en contra); Gregorio Badeni, constitucionalista (en contra); Leonardo Pitlevnik, abogado (a favor) y por último Aída Kemelmajer de Carlucci, abogada (a favor). 

El saldo de la segunda jornada fueron 12 especialistas a favor y 10 en contra, y si se desagregan por género hubieron más varones (12 en total, de los cuales 5 estuvieron a favor y 7 en contra) que mujeres (10 en total, de las cuales 7 estuvieron a favor y 3 en contra). La próxima reunión del plenario de comisiones será el martes 17 a las 14 horas.

La particularidad de la sesión de hoy fue la participación de la ex jueza de la Corte Suprema mendocina Aída Kemelmajer de Carlucci. Es que, según se había definido, cada expositor contaba con siete minutos para exponer y luego los senadores podían hacerles preguntas para ampliar algunos conceptos. Entre la exposición de siete minutos y las preguntas que le hicieron, la participación de Kemelmajer se extendió durante casi una hora y abordó uno de los ejes centrales del debate: cómo dirime el derecho comparado el derecho a la vida desde la concepción respecto del derecho a la autonomía de la mujer para decidir sobre su cuerpo

Sobre este punto, Kemelmajer aseguró: "En nuestro sistema constitucional, que sigue la Convención Interamericana de Derechos Humanos, no se duda que hay vida desde la concepción en principio. Y por eso cuando hemos redactado el Código Civil y Comercial, hemos mantenido esa regla de la Convención Interamericana: la vida se protege desde la concepción".

"Pero, a su vez, -agregó- todos sabemos que los derechos no son absolutos, porque pueden entrar en conflicto con otros derechos. Cuando entran en conflicto, esos conflictos de derechos (la Corte lo ha enseñado y también todas las Cortes constitucionales del mundo) deben resolverse sobre una regla que se llama 'de la proporcionalidad'. Esa proporcionalidad, ¿qué significa? Significa que a cada uno de estos dos derechos yo le estoy poniendo restricciones". 

"¿Qué pasa con el aborto cuando entra en conflicto este derecho de la mujer con este derecho que también tiene el feto desde la concepción? Aquí, las leyes de muchísimos países del derecho comparado y el proyecto de ley que nosotros estamos analizando dice: primero va a haber una progresividad. Entonces, el primer límite lo voy a poner a ese presunto derecho absoluto a la vida del feto, que como hemos visto no es derecho absoluto porque no hay derecho absoluto de nadie (ni usted tiene un derecho absoluto a la vida, porque tiene derecho de legítima defensa cuando yo vengo y la ataco y usted me mata y me priva de la vida)", siguió.

"En el aborto, tratamos de mantener ese principio de proporcionalidad a través de dos criterios: el de la mayor progresividad del desarrollo y las causales, que las leyes de todo el mundo llaman indicaciones. Entonces, en el primer trimestre, como el feto no tiene suficiente desarrollo le damos más peso al derecho a la autonomía de la mujer. Cuando tiene más desarrollo el feto, menor autonomía para la mujer. Esa menor autonomía no se extingue, sino que le decimos: ahora va a tener que venir con las causales. Si está en juego la vida o la salud de la madre, entonces también le vamos a permitir aunque sea después de la semana 14. Pero, como estamos viendo, este es un proyecto como prácticamente todas las leyes del mundo, están equilibrando el derecho del feto a seguir desarrollándose con el derecho de la autonomía de la mujer sobre su cuerpo".

Frente a una pregunta de la senadora Silvia Elías de Pérez, que está en contra del proyecto, Kemelmajer especificó: "La vida del feto tiene una característica, que no es una vida independiente sino que está dependiente de una persona que tiene órganos femeninos. Nuestra respuesta es: cuando una vida es dependiente de la otra, puede entrar en conflicto con esa vida de la cual depende. Como la mujer no es un instrumento de la reproducción (las mujeres no somos un instrumento de la reproducción humana, somos personas, no debemos ser instrumentos de nadie) mientras ese feto no ha tenido un desarrollo más extenso no ha tenido mayores posibilidades de estar decidiendo que si ese feto tiene un gran desarrollo".