FUERTE DISCUSIÓN ENTRE CARRIÓ Y GARAVANO POR LA ESTRATEGIA

AMIA: el Gobierno pidió 6 años para Menem y la absolución de los fiscales

En medio de la cruda interna entre el ministro Garavano y la diputada Carrió, la Unidad AMIA que depende del Ejecutivo cerró ayer su alegato. Dudas sobre el abogado

En medio de la cruda pelea que sostienen el ministro de Justicia, Germán Garavano, y la diputada oficialista Elisa Carrió por la estrategia del Poder Ejecutivo en la llamada causa AMIA II, ayer la querella de la Unidad AMIA cerró su alegato y pidió seis años de prisión para el ex presidente Carlos Menem y ocho para el ex juez federal Juan José Galeano por el encubrimiento del ataque terrorista en 1994. Para los ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia, en tanto, el abogado del Ministerio de Justicia ratificó el pedido de absolución, lo que fue cuestionado por familiares de víctimas del atentado y por Carrió.

El alegato fue realizado por José Console, el abogado designado a último momento por el Ministerio de Justicia para exponer, quien es cuestionado por el resto de los letrados de la Unidad AMIA. En medio de esa disputa, el Tribunal Oral Federal 2 quedó en alerta por la posible incompatibilidad en el cargo de Console, quien estaría inhabilitado para ejercer la profesión y representar al Estado Nacional, ya que se desempeña en paralelo como Secretario Letrado del Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires. Los jueces enviaron un oficio urgente al Consejo, a Garavano y al titular de la Unidad AMIA, Mario Cimadevilla, para que informen en 24 horas sobre la situación.

Ninguno de los oficios fueron respondidos, por lo que ayer el tribunal integrado por Jorge Gorini, Néstor Costabel y Karina Perilli reiteró el pedido "bajo apercibimiento" y dejó supeditada la validez del alegato a las respuestas que dé cada uno de los organismos consultados. Es decir que, en una situación extrema, si finalmente se confirma que Console no podía ejercer como abogado, su controvertido alegato quedaría anulado. Su participación en la causa llevó a Carrió a sugerir que pedirá el juicio político a Garavano por la injerencia del ministro en la causa.

En el juicio oral, que lleva más de dos años, se ventilaron dos grandes hechos: por un lado, el pago al reducidor de autos Carlos Telleldín para que diera una declaración falsa ante la Justicia; y, por otro, el abandono deliberado de la investigación sobre el ciudadano de origen sirio Alberto Kanoore Edul, quien tenía vínculos con la familia Menem.

Las diferencias surgidas en el interior de la Unidad AMIA tuvieron que ver con la decisión del Ministerio de no pedir penas para Mullen y Barbaccia, algo que fue cuestionado duramente por Carrió y por su abogada de confianza, Mariana Stilman, que integraba ese equipo y que renunció al mismo al conocerse que el Estado no alegaría contra los ex fiscales.

Ayer, el Ministerio de Justicia también pidió que el ex jefe de la SIDE Hugo Anzorreguy sea condenado a seis años de prisión y que su entonces segundo, Carlos Anchezar, sea condenado a cuatro años. El abogado de la Unidad AMIA también pidió penas para el ex policía Carlos Castañeda (cuatro años), el ex agente de inteligencia Patricio Finnen (tres años), Telledín (siete años) y solicitó la absolución del ex comisario Jorge "Fino" Palacios.

La Unidad AMIA coincidió con la fiscalía en relación a la participación que habría tenido en la maniobras de encubrimiento el ex titular de la DAIA, Ruben Beraja, por lo que pidió para él la pena de un año de prisión.

Tags relacionados

Más de Economía y Política