Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

AFIP quiere saber si las Lebac para personas físicas pagarán Ganancias y Bienes Personales

Si las Lebac del BCRA no se consideraran títulos públicos, en manos de individuos no estarían exentas de impuestos. El stock en las últimas semanas superaba los $ 440.000 millones

La AFIP elevó una consulta a la Subsecretaría de Ingresos Públicos del Ministerio de Hacienda para que opine sobre si las Lebac y Nobac del Banco Central son o no títulos públicos, ya que en caso de no serlo estarían gravadas en los impuestos a las Ganancias y sobre los Bienes Personales. En las últimas semana el stock en circulación de Lebac superaba los $ 440.000 millones y una importante proporción estaba en manos de particulares.

Juan Carlos Nicolini, de Nicolini, Bertazza & Asoc. comentó sobre la consulta al Ministerio de Economía en la Actualización Impositiva organizada por el Consejo Profesional de Ciencias Económicas porteño y El Cronista pudo confirmarlo con la AFIP que dijo que "no es una definición del organismo" y "habrá que esperar la respuesta".

Las letras Lebac rara vez figuraron en el menú de los inversores individuales, pero eso se modificó desde el cambio de Gobierno. Poco antes de liberar el cepo, el BCRA acortó el plazo de la letra más corta de 98 días a 35 días y la tasa de interés al 38%, desde el 28% al que estaba la de tres meses. Ese salto atrajo las miradas de los inversores, sobre todo porque los bancos no llegaron a competir con las tasas que ofrecieron por sus plazos fijos.

El uso de las letras en combinación con contratos futuros de dólar en baja, además, es una de las modas de este inicio de Gobierno. El "Sintético", como es conocida en la jerga la bicicleta financiera que combina Lebac y futuros, explica buena parte del interés por las licitaciones de la autoridad monetaria.

En ese contexto, la relevancia de los inversores individuales en las colocaciones de letras del BCRA creció en forma considerable. En la última licitación de letras, del 8 de marzo pasado, el 32% de las posturas para las letras a 35 días que rinden 38% fueron presentadas por personas físicas. La semana anterior, el 34% de los adjudicados eran personas físicas. Antes de la llegada de Federico Sturzenegger esa participación estaba abajo del 30%.

Sin embargo, el reparto de la torta de letras no cuenta toda la historia. Porque esa torta, además, creció. En las últimas semana el stock en circulación de Lebac superaba los $ 440.000 millones, mientras que en los últimos días del pasado Gobierno estaba por debajo de los $ 300.000 millones.

Las tasas que pagan las letras de la autoridad monetaria retrocedieron hasta rozar el 30% anual después del salto inicial, pero volvieron al centro de las miradas dos semanas atrás cuando ante la escapada del dólar, Sturzenegger las hizo subir casi 600 puntos básicos en sólo un día. Desde el martes pasado que están, de nuevo, en el 38% anual.

"En mi opinión son títulos públicos, y por lo tanto generan renta exenta y no se gravan en el Impuesto sobre los Bienes Personales", dijo Nicolini.

A su vez, Alberto Mastandrea, de BDO Argentina, consideró que "las letras y notas del Banco Central, son instrumentos que licita el BCRA en forma semanal con el objeto de regular la masa monetaria. Estos títulos también pueden ser negociados en el mercado secundario".

"En vista que las letras y notas del Banco Central son consideradas en sí mismas una especie dentro de los títulos públicos, ya que las emite el Tesoro, quedan comprendidas dentro del tratamiento que la normativa vigente acuerda para los títulos públicos", aseveró Mastandrea.

"O sea que quedan exentos los resultados originados por su compraventa así como también sus intereses, actualizaciones y ajustes de capital", subrayó el especialista.

La exención rige exclusivamente para las personas físicas, sucesiones indivisas y beneficiarios del exterior, no así para las sociedades comprendidas en el título VI de la Ley de Impuesto a las Ganancias –sujeto empresas–, quienes deberán tributar el impuesto.