Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

ACETOLIVA

Round entre el Presidente y Mariano Recalde

Por primera vez como jefe de Estado, desde diciembre del 2015, Mauricio Macri voló en Aerolíneas Argentinas y hasta expresó su sorpresa por la puntualidad de la compañía aérea de bandera. Justo en momentos en que se cuestiona la venta de la empresa familiar, Macair Jet, y el impacto que tendrá sobre Aerolíneas. "¡Llegamos en horario! Comprobé por qué @Aerolineas_AR es una de las 20 empresas más puntuales del mundo. ¡Felicitaciones al equipo!", escribió ayer apenas pisó suelo argentino el Presidente que antes de partir posó con su mujer junto a la nave y expresó su deseo de que la compañía sea sustentable (tras la renuncia de Isela Costantini a su presidencia). De inmediato le respondió el ex presidente de AA durante la gestión Kirchner, Mariano Recalde, por la misma vía. "Costó muchos años de esfuerzo, trabajo e inversión poner a @Aerolineas_AR entre las compañías más puntuales del mundo @mauriciomacri", escribió en la red del pajarito tras lo cual pidió: "Sería bueno que deje de perjudicarla para hacer negocios particulares".

Un candidato menos para suceder a Macri

Hasta el sábado la embajada argentina en Madrid fue sede de la mayoría de los meetings que reunieron los actos de índole estrictamente nacional. Y Ramón Puerta fue el anfitrión de cada uno de ellos. Lejos del traje y corbata casi obligado para los hombres que fueron a la gira, el ex gobernador misionero recibió a los periodistas con un vestuario relajado: un pantalón símil bombacha de campo, camisa y chaleco bien abrigado. Su relación con Macri se consolidó en este viaje. "Es un amigo, me alegra trabajar con él. Pero no lo envidio, yo ya fui presidente tres días", se lo escuchó decir, sin tono de broma, en referencia a su fugaz paso en 2001, tras la renuncia de Fernando De la Rúa. Habrá, entonces, que bajarlo como un candidato posible para la sucesión en 2019.

Juliana, Letizia y el duelo de otras mujeres elegantes

El duelo de bellezas entre la Reina Letizia Ortiz y Juliana Awada, ya se ha dicho, lo ganó la argentina (al menos desde estas latitudes). Pero no fue la única celebridad en la que se posaron las miradas masculinas durante estos días. La joven Martina Stoessel, de 19 años e invitada de honor a la cena de gala, cautivó por su fineza y elegancia. La mujer de Diego Simeone, Carla Pereyra, también sorprendió, e incluso varios medios españoles la pusieron como tercera, en la discusión entre Ortiz y Awada. También presente en la recepción del jueves en El Pardo, el "Cholo", en tanto, fue de los más resaltados por la platea femenina. Pero también deslumbró Isabel Preysler, la esposa del Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa . A los 66 años, la ex mujer del cantante Julio Iglesias sorprendió con la vigencia su figura.

Cabrera, el ministro ‘dandy’ y el frac

Hiperactivo durante toda la gira, el ministro de Producción, Francisco Cabrera, tuvo tiempo para distenderse durante la cena de gala en el Palacio Real. Fue a quien se vio mejor adaptado al uso del frac en la ceremonia, y se jactó de ello. "¿Vieron que bien me queda?", preguntó, sonriente. Delgado y de estatura mediana, Cabrera no debió sufrir la vestimenta como otros miembros de la delegación, que tuvieron problemas para que los pantalones y moño ajustaran. La temperatura era menor a diez grados, pero a algunos, se los vio transpirar de más.

La visita más esperada nunca llegó

"Va a venir, es amigo del Presidente", se animaron a decir fuentes de Casa Rosada en la previa al viaje a Madrid, y también el lunes y martes, en los primeros días de la misión comercial. Hablaban, nada menos, que de Lionel Messi, quien jugó ayer en Madrid y, por eso, se esperaba que estuviera en el encuentro con deportistas que Macri organizó el viernes en la Embajada. No sólo faltó, sino que tampoco estuvo su compañero de Barcelona Javier Mascherano, a quien sí daban por seguro. Si bien fueron muchos deportistas de élite, sin Diego Simeone ni Jorge Sampaoli, entrenadores de Atlético Madrid y Sevilla, a uno de los actos que más importancia le daba Macri le faltaron los protagonistas estelares.

Domínguez, de raid ¿electoral? por Cuyo

Mientras tanto, podría decirse, en Argentina seguían pasando cosas. Finalmente el PJ bonaerense tuvo su cumbre en San Vicente y juntó a casi todos, incluido Máximo Kirchner que llegó después de que su madre, Cristina Fernández, pidiera acompañar la marcha de la CGT en lugar de acompañarla a tribunales. Pero quedaron afuera dos figuras: Florencio Randazzo que como aquí se dijo se fue a ver al Papa al Vaticano y Julián Domínguez que ya admitió querer compartir espacio con el ex ministro. Domínguez se fue lejos, también, aunque no tanto. El ex presidente de la Cámara de Diputados viajó a La Rioja donde se reunió con el gobernador local, Sergio Casas y con el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá. Y participó de un encuentro del Movimiento Evita junto a su líder, Emilio Pérsico. Luego, partió raudo a la provincia de San Juan, en donde dialogó con el gobernador Sergio Uñac completando así un raid de tres gobernadores en menos de un 24 horas.

Mucho glamour, pero poca comida

La cena de gala en el Palacio Real fue exclusiva para 120 personas invitadas especialmente por los Reyes, con las sugerencias de ambos gobierno. El menú estuvo a cargo del chef Oscar Velasco, y mezcló sopa de champiñones, puerros y huevos de codorniz, lomo de bacalao al horno, con tomate, papa canaria, pimiento rojo y sésamo, y un postre de mousse de chocolate. Un empresario que participó no quedó muy satisfecho gastronómicamente. "Los platos eran escasos, fueron mucho mejor el locro y los choripanes de la recepción en El Pardo", describió.

Festejos de carnaval, aunque para algunos sin luz

En Buenos Aires, de todos modos, hubo tiempo para festejos. Muchos municipios, de distinto color político, convocaron a comparsas y bandas musicales para alegría de los vecinos en el fin de semana de carnaval. Desde Jorge Macri en Vicente López a Martiniano Molina en Quilmes. Desde el justicialista Gustavo Menéndez en Merlo (que se dejó tirar espuma y festejó en medio de la calle como uno más) a los frentistas Luis Andreotti en San Fernando y Julio Zamora en Tigre. Eso sí, Zamora tuvo que salir a pedir que les devolvieran la luz. "Sufrimos un tremendo tarifazo pero los cortes de luz son cada vez más frecuentes", se quejó.