Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

ACETOLIVA

La gobernadora cantó Hey Jude

Aunque Boca se jugaba el pase a semifinales de la Copa Libertadores y la noche del jueves era muy fría en La Plata, una multitud de 60.000 personas se dio cita en el estadio único para ver a Paul Mc Cartney. En los palcos del estadio se pudo ver a la gobernadora María Eugenia Vidal, al presidente del Banco Nación, Carlos Melconian, y al ministro de Agricultura bonaerense, Miguel Sarquis, y su colega de gabinete Fabián Perechodnik. Como todos, los funcionarios cantaron Hey Jude a grito pelado, lagrimearon con Yesterday y saltaron con los fuegos artificiales de Live and Let Die. El beatle de 74 años se ganó una vez más el corazón de los argentinos a fuerza de talento, de historia musical y de una mística que perdura a lo largo de medio siglo.

Milito fue a jugar a su despedida sin dormir

La despedida de Diego Milito lo tuvo todo. Emoción a raudales, una multitud de 50.000 fanáticos en el Cilindro de Avellaneda y el ingrediente extra menos pensado: el crack de Racing fue papá de Morena a las 3.22 de la madrugada y jugó el último partido de su carrera futbolística casi sin dormir. La falta de sueño no le impidió hacer un gol de penal y finalizar la noche del sábado envuelto en la idolatría de los hinchas. Un abrazo de llanto compartido con el arquero Sebastián Saja, un show de rayos láser y un mensaje conmovedor de Guillermo Francella para terminar una noche en la que no faltaron su hijo Nicolás, el actor Joaquín Furriel, el director de Radio Ciudad, Baltasar Jaramillo, y muchos de los racinguistas más famosos como Carlos Melconian. El presidente Víctor Blanco fue quien le entregó la plaqueta de homenaje mientras la popular y las plateas se venían abajo.

Michetti, de festejo con la Rural

Los funcionarios suelen acomodarse a la situación y mostrar empatía cuando de festejos se trata. La vicepresidente de la Nación Gabriela Michetti se fue a Paraná, Entre Ríos, al asado en con el que la Sociedad Rural Argentina celebró sus 150 años. Ante unas 500 personas presentes en el evento, Michetti destacó que "estamos generando las condiciones para que cada argentino pueda elegir cómo desarrollar su vida, sobre todo los que están en condiciones de vulnerabilidad". Y agregó que "el productor agropecuario sabe bien lo que es esforzarse y apostar a largo plazo. De esa manera, con honestidad, trabajo y unidad, la Argentina sale adelante". La escuchaban el gobernador entrerriano Gustavo Bordet, el presidente de la SRA Luis Miguel Etchevehere, el intendente paranaense Sergio Varisco, el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación Emilio Monzó, el senador nacional Alfredo De Angeli, el presidente del bloque PRO en la Cámara de Diputados Nicolás Massot, el empresario Bartolomé Mitre y su mujer Nequi Galotti, entre otros. Después Michetti visitó el Centro Comunitario Los Conejitos, donde almuerzan 120 familias.

La maratón de Gerardo Morales

No ganó pero corrió. El gobernador de Jujuy Gerardo Morales participó en el evento organizado por el diario El Tribuno. Por un rato alejado de los problemas de gestión y de la detención de Milagro Sala, se inscribió y corrió la carrera de fondo (categoría de 4 kilómetros). Con la camiseta número 1696 logró llegar a la meta mientras aprovechaba a saludar al público. Aunque no llegó primero y sólo corrió 4000 metros, subió al podio pero para entregar los premios.