Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

A un año de que Cristina dejó el poder, el kirchnerismo lanza una mesa federal

Un colectivo de agrupaciones K como La Cámpora y Nuevo Encuentro presentarán un multi-espacio "institucional" para negociar con el PJ las listas el año que viene

A un año de que Cristina dejó el poder, el kirchnerismo lanza una mesa federal

El kirchnerismo busca reeditar lo que fue Unidos y Organizados pero, esta vez sí, cumplir con ambos preceptos implícitos en aquel nombre. Pensando en las legislativas 2017, hace un mes y medio, los principales dirigentes de los espacios que se identifican con Cristina Fernández de Kirchner vienen preparando el lanzamiento de una mesa federal K. Su presentación en sociedad, aún con fecha a definir, será en diciembre, tal vez el 9, justo a un año de que la ex presidenta se despidió del poder con un acto multitudinario en la Plaza de Mayo.


No obstante, si bien parte de la militancia fogonea un evento para el primer aniversario en el llano, desde La Cámpora y Nuevo Encuentro, como principales referentes del cristinismo actual, analizan más bien una suerte de plenario dirigencial para ofrecerle a la ex mandataria. Será la síntesis de los cónclaves que se vienen dando todos los martes en la quinta Los Gurises, en Ituzaingó, con la presencia de Máximo Kirchner, recientemente trasladados al espacio cultural Los Chisperos, en San Telmo.


Además del hijo de la ex mandataria y líder camporista, se sientan a la mesa el ex titular de la desaparecida Afsca, Martín Sabbatella; los ex ministros K Agustín Rossi (hoy parladiputado) y Jorge Capitanich (intendente de Resistencia); los alcaldes bonaerenses Jorge Ferraresi (Avellaneda) y Mario Secco (Ensenada); además de representantes de agrupaciones como Kolina y Miles, entre otras.


El objetivo, en medio del interminable tour cristinista por Comodoro Py: "institucionalizar" el sobreviviente kirchnerismo, bajo la conducción de la ex Presidenta, para sentarse en futuras mesas de negociación con el PJ para el armado de listas legislativas. Con o sin la postulación de Cristina Kirchner, la idea es dotar de cierta representación dirigencial al aún etéreo Frente Ciudadano que proclama la ex mandataria. "Se construyó la identidad política, nos falta el esqueleto institucional que administre el 30% ó 35% que se referencia en ella", opinan desde la organización.


La mesa federal K, con nombre a definir todavía, surge en paralelo al cambio de actitud del peronismo, en especial el bonaerense, frente a la figura de la ex jefa de Estado. Después de meses de coquetear con Sergio Massa, en pleno escandaloso revoleo de millones de José López a un convento, el PJ inició en Lobos semanas atrás un proceso de intento de recomposición, invitando incluso a intendentes K. A diferencia de mitines anteriores, no se habló mal de Cristina Kirchner. La razón: en los distritos del Conurbano, su imagen soporta aún las denuncias por corrupción. Buscando la unidad del espectro antimacrismo, no la quieren de candidata pero sí la admiten de "madrina" de las próximas listas. "Hay más kirchnerismo en la gente que en los dirigentes", suele repetir el ex diputado Rossi para graficar la militancia silvestre, no afiliada. Algo parecido sospechan (y temen) hasta los peronistas "moderados".