Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

A solas con Macri: balance de la gira por Europa

El Presidente reconoce que las negociaciones entre la Unión Europea y el Mercosur llevarán tiempo, y agrega que lo importante de la gira por París, Bruselas y Berlín fue la recuperación de la confianza internacional de la Argentina.

A solas con Macri: balance de la gira por Europa

“Estoy bajo de baterías, pero hablemos”, dice después de acomodarse en un cómodo sillón de la cafetería del Regent, el hotel que eligió para su gira oficial de tres días en Berlín. Unos minutos antes había mirado unas fotos en su celular con Juliana Awada y a pocos metros de la cafetería aguardaba impaciente un puñado de argentinos para forzar una selfie con el Presidente, que exhibía el trajín de una agenda que implicó tres capitales de Europa, dos jefes de Estado, un Presidente, un Rey y una Reina, dos funcionarios claves de la Unión Europea y tres CEO´s de las compañías más importantes de Alemania.

“No puedo creer tanta recepción, es increíble como nos trataron. Superó mis expectativas”, aseguró Macri.

- ¿Alguna explicación?

- Nosotros llegamos justo. Europa sufre el Brexit, la situación de los refugiados, los ataques terroristas, la complejidad política en España. Y en este marco, nosotros somos una buena noticia, -explica entusiasmado-.

Con todo, el Presidente reconoce que las negociaciones entre la Unión Europea y el Mercosur llevarán tiempo, y agrega que lo importante de la gira por París, Bruselas y Berlín fue la recuperación de la confianza internacional de la Argentina. “No hay que ubicar los resultados de la gira sólo en la firma de un posible  acuerdo con Europa; hay que ubicar el resultado en cuanto a la expectativa que generamos, a las intenciones que tenemos, y a las posibles inversiones que puedan llegar desde Alemania”, explicó Macri.

Pero los elogios deben tener un correlato institucional, político. Porque si no, es sólo un gesto de cortesía diplomática ante la visita de un Presidente. Entonces, ¿desde su perspectiva, cuál sería ese gesto que podría institucionalizar los elogios que recibió en la gira?

- (Piensa) Que Argentina organice el G20 en 2018. Eso sería importante y una demostración de la confianza que generamos.

¿Y ya está decidido?

- Casi. La India quiere... Pero creo que vamos a ganar la organización del G20, una cumbre mundial que nos permitirá seguir creciendo en influencia y confianza.

Horas antes de la conversación con El Cronista, Macri había recibido al ministro de Economía de Ángela Merkel, canciller de Alemania y una protagonista clave de las relaciones de poder en la Unión Europea. “La reunión fue buenísima, porque ellos (los alemanes) hace años que desarrollan energías no renovables. Perdieron plata y cometieron errores. Entonces, decidí que voy a enviar un funcionario a Alemania para que haga un informe sobre esos errores y, por supuesto, sobre sus logros. Hago una apuesta en las energías renovables”, aseguró el Presidente.

- ¿La energía renovable crea fuentes de trabajo?

- Sí. Y se combate al cambio climático, que es uno de nuestros objetivos de gobierno.

El Presidente afirma que habrá recuperación económica y que sus resultados se observarán hacia fin de año. Está entusiasmado con las inversiones que pueden llegar de Alemania y se mostró satisfecho con los anuncios de Mercedes Benz y Wolkswagen. Mercedes dispuso trasladar unas oficinas logísticas  que estaban en Brasil hacia la Argentina –además de asegurar inversiones en millones de dólares-, y Wolkswagen adelantó que exhumará ciertas inversiones que había enterrado por la política económica de Cristina Fernández.

Macri no está preocupado por Cristina, ni tampoco parece muy interesado por su situación jurídica. Todos los días recibe un informe de prensa con los principales títulos, y le presta poca atención a las continuas acusaciones judiciales que está recibiendo CFK, sus ministros, amigos y socios.


“Para mí es el pasado. La justicia tiene que actuar, nadie puede estar exento de su actuación, y los fallos hay que aceptarlos. Así son las reglas de la democracia”, enfatizó Macri sobre Cristina Kirchner.


En este sentido, el Presidente se mostró muy conforme con su decisión de integrar la delegación con Juan Schiaretti, gobernador de Córdoba, y Hugo Passalacqua, su colega de Misiones. “Ellos participaron de las reuniones, hablaron de sus provincias y rescataron el diálogo entre el oficialismo y la oposición como una decisión de Estado”. Passalacqua se sintió tan a gusto con la invitación del gobierno que, en el almuerzo con Merkel, la invitó a visitar las Cataratas del Iguazú. Ella, obvio, dijo que sí.

Con los turistas argentinos haciendo presión en la puerta de la cafetería, sólo quedaron unos segundos para una última pregunta. El Presidente ya se levantó y va en camino de sus fans, que esperan su momento con los celulares en posición de asalto. “No me preguntaste de Martino...”, alerta con una sonrisa.

- Ok. ¿Qué hacemos con la selección y la AFA?

- Me da pena lo de Martino. Es un técnico exitoso, que perdió dos finales. No se merecía lo que estaba pasando....

¿Y la AFA?

- Sin palabras.

Un minuto más tarde, flanqueado por los turistas, prendió la sonrisa y posó frente a los celulares. Enésima selfie de una gira que puso a Macri como líder regional y a la Argentina como un destino económico que hasta hace seis meses no aparecía en los planes de inversión de la Unión Europea y Alemania.