Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

A raíz del caso Micaela, el Gobierno busca acelerar la reforma del Código Penal

El foco estará puesto en consensuar penas más duras para aquellos que reincidan en delitos graves como homicidio o violaciones. Intentan evitar que el debate se politice en elecciones

A raíz del caso Micaela, el Gobierno busca acelerar la reforma del Código Penal

Pasó con el asesinato de Brian Aguinaco. Y pasará con el crimen de Micaela García. Hechos puntuales que generaron conmoción en la sociedad y por los que el Gobierno decide acelerar el debate de cuestiones esenciales. Así como en enero se comenzó a trabajar en la baja de la imputabilidad y en una nueva ley migratoria que restringiera el ingreso de extranjeros con antecedentes delictivos, a raíz de la reciente violación seguida de muerte de la joven entrerriana, desde el Ejecutivo se impulsa con más ímpetu la reforma del Código Penal con el ojo puesto, centralmente, en condenas más duras para aquellos que como, Sebastián Wagner, reinciden en delitos graves.

En enero, el Ministerio de Justicia que encabeza Germán Garavano formalizó la creación de una comisión especial para que se encargue de reformar el Código Penal, presidida por el camarista de Casación Mariano Borinsky y compuesta por otros diez juristas.

El proyecto prevé diferentes etapas de análisis durante todo el año y es parte de Justicia 2020, el compendio global de reformas que se planean para los próximos años. En la última semana, el caso Micaela motivó que los plazos se acorten y se traslade la discusión hacia los otros poderes del Estado. "Es un tema que debería tratarse en el Congreso antes de fin de año", revelaron fuentes del medio. No obstante, como sucede con la ley penal juvenil, en el Gobierno intentarán que no se mezcle este tipo de discusiones con las elecciones legislativas de medio término, para evitar su politización.

Desde la provincia de Buenos Aires, el ministro de Justicia Gustavo Ferrari planteó en los últimos días la necesidad de revisar los artículos 13 y 24 del Código Penal para que homicidios y delitos sexuales, por ejemplo, tengan penas de cumplimiento efectivo y no se les habilite la libertad condicional. En ese sentido, desde la Provincia sugerirán a Nación adaptar el proyecto presentado en ese ámbito para reformar la ley.

En paralelo, ayer se conoció que la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, se reunirá el miércoles con senadores del Frente para la Victoria para analizar un proyecto de ley que prevé limitar las excarcelaciones a autores de delitos graves. En el encuentro, además de Bullrich, participarán el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, el senador del FPV Miguel Pichetto; y los miembros de ese bloque que presiden comisiones en las que se debatirá la norma, como Rodolfo Urtubey, Sigrid Kunath y Pedro Guastavino.

Ese proyecto ya cuenta con media sanción de la Cámara de Diputados y será luego puesto a consideración en un plenario de las comisiones de Justicia y Asuntos Penales y de Seguridad Interior, modifica la ley de Ejecución de Penas para limitar las excarcelaciones de condenados por delitos graves como una violación o asesinato.

La muerte de Micaela García, de 21 años, abrió el debate respecto a la necesidad de nuevas penas. Y generó cruces de índole política, pero también reproches de juristas como el ex ministro de la Corte Suprema Eugenio Zaffaroni. "Si se aprobaba el proyecto del Código Penal, esto no pasaba", planteó, en relación a la iniciativa surgida durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, que no logró consenso parlamentario.

Por otro lado, en el Gobierno mantienen la postura de que el juez de Ejecución Penal Carlos Rossi, que autorizó la libertad condicional de Wagner, debería renunciar a su cargo o, si no lo hace, ser enjuiciado por el Consejo de la Magistratura. El magistrado entrerriano se tomó licencia de 20 días por depresión.