Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

A las corridas, Garavano habló del armado del tarifazo y eventuales nuevos reclamos

A las corridas, Garavano habló del armado del tarifazo y eventuales nuevos reclamos

Al ministro de Justicia, Germán Garavano, hoy le tocó correr. Este mediodía estaba, como tenía programado, en un almuerzo del Centro de Profesionales de Ciencias Económicas (CPCE) de la ciudad de Buenos Aires. En simultáneo, el Gobierno anunció que desde las 14:15 estaría en la conferencia de prensa que ofrecieron desde poco antes de las 15 su par de Energía, Juan José Aranguren, y el jefe de Gabinete, Marcos Peña. La conferencia empezó sin el ministro de Justicia. Finalmente Garavano dio su charla en el CPCE, respondió a las apuradas, salió prácticamente corriendo a la Rosada y llegó para sumarse a la última parte de la rueda de prensa. Ufff.

Con el fallo de la Corte Suprema que ratificó la suspensión del aumento de las tarifas de gas para usuarios residenciales como noticia excluyente del día, a Garavano le tocó, tanto en un lado como en el otro, responder sobre el tema, en particular sobre aspectos legales, previos y a futuro.

¿Fue culpa de Clusellas? –le preguntó El Cronista cuando salía apurado del CPCE para subirse al auto que lo llevaría a la Rosada (Pablos Clusellas es el secretario de Legal y Técnica).

No –respondió el ministro-. Era un tema jurídicamente controvertido, porque ellos en realidad entendían que era el mismo proceso que se estaba culminando y no un proceso distinto por más que hubiera transcurrido mucho tiempo. La Corte dice ‘transcurrió mucho tiempo’”. El “ellos” de Garavano refiere a los especialistas del Ministerio de Energía.

Como hicieron Peña y Aranguren en la Rosada, el titular de Justicia buscó minimizar el impacto del fallo en las cuentas del Estados. De hecho, en una oportunidad dijo que se trató de “un fallo razonable” y en otra, directamente que fue “favorable”. La Corte, argumentó- “fija reglas en un tema en el que hace 20 años que no había reglas. Y la cuestión fiscal es muy importante, 75% queda afuera, es algo que ayuda”.

Cuando le preguntaron si las industrias no podrían apelar, respondió en forma casi idéntica en el CPCE y en la Rosada: “El pronunciamiento de la corte ha sido muy claro, no les auguro un buen resultado si tienen ganas de entrar a un juicio para probablemente perderlo”.