U$D

JUEVES 21/03/2019

A la hora de comprar juguetes, el sexismo manda: los números

Un relevamiento indicó que mientras el 75% de los que se ofrecen para varones están asociados a deportes, violencia o autos, el 72% de los de nena estimulan las tareas de cuidado o la belleza personal.

A la hora de comprar juguetes, el sexismo manda: los números

Los estereotipos y los roles que los géneros tienen en la sociedad se aprenden desde la infancia. Basta entrar en una juguetería para entender cómo, a través del juego, los roles tradicionales asociados a "ser mujer" y "ser varón" se van adquiriendo desde que las personas transitan sus primeros años de vida. 

Con este concepto como punto de partida, el Centro de Economía Política realizó un relevamiento de los juguetes más vendidos en 8 sitios de ventas online. Allí encontraron que mientras el 75% de los juguetes destinados a varones están asociados a los deportes, la violencia o los autos, el 72% de aquellos destinados a las nenas están vinculados con las tareas de cuidado y a belleza personal.

"Si para las mujeres siguen las ofertas relacionadas a princesas y castillos encantados, a los varones parece ser que les toca hacer deportes, salvar al mundo, ser creativos e inteligentes", detalla el informe, a la vez que refuerza entre sus conclusiones que "los juguetes están orientados, según su oferta, con la lógica binaria 'varones' y 'mujeres'".

El informe puntualiza además en la relación que existe entre estas modalidades de juego y lo que sucede luego en la sociedad con la distribución del trabajo doméstico no remunerado. Según cifras oficiales, las mujeres destinan el doble de horas diarias a las tareas vinculadas al hogar y al cuidado de personas que los varones. Lejos de ser algo "natural" derivado del sexo biológico, estas tareas están vinculadas a los géneros a través de una construcción social. 

Brecha de precios e impuesto rosa

Además de reproducir los roles asociados a los géneros, hay una brecha de precios entre los juguetes de varones y de nenas. Mientras que los de los niños tienen un precio promedio de 1083 pesos, los de las nenas cuestan 1128 pesos. Los juguetes que no tienen una distinción explícita por género tienen un precio medio de 1558 pesos

Sin embargo, hay una diferencia específica en los precios que se conoce lisa y llanamente como "impuesto rosa", que es la diferencia del costo de los productos destinados a las niñas pero que tienen los mismos atributos e idénticas descripciones que el de los varones, solo que cuestan más. 

"Se constata la presencia de pink tax en 7 casos con diferencias de precios que oscilan entre el 3% y el 300%, en productos con mismos atributos e idénticas descripciones", indicó el informe.

El caso de mayor dispersión que encontró CEPA en el relevamiento fue en los disfraces de Disney, "donde la descripción tiene idénticos atributos además de la similitud visual, sin embargo, en la versión femenina aparece el “impuesto rosa” más alto encontrado en el relevamiento alcanzando el 299%".