Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

"A la Argentina tienen que llegar cada año u$s 2000 millones en inversiones"

Tras la visita del primer ministro japonés, el embajador Fukushima anticipó el objetivo de su país de sellar en 2017 un tratado bilateral de inversiones y respaldó la gestión de Macri

Fukushima celebró el relanzamiento de la relaciones políticas y económicas entre Argentina y Japón

Fukushima celebró el relanzamiento de la relaciones políticas y económicas entre Argentina y Japón

La reciente visita del primer ministro de Japón, Shinzo Abe, a la Argentina reactivó la relación bilateral tras 15 años y apuntaló las conversaciones para avanzar en un tratado de inversión entre ambos países que podría sellarse el próximo año.

La llegada de Mauricio Macri a la Presidencia es una de las claves para explicar ese proceso y las posibilidad de incrementar las inversiones de empresas japonesas en el país, según enfatizó en un reportaje con El Cronista Noriteru Fukushima, el embajador de Japón en Argentina. Fukushima valoró el cambio político que significó el fin del gobierno kirchnerista y consideró a Macri un aliado para fortalecer el vínculo de su país con el Mercosur.

–¿Cuál es el balance de la reciente visita del premier Abe?
–Esta visita fue bastante significativa e histórica porque habían pasado 57 años de la última visita oficial de un primer ministro de Japón a la Argentina y además no es algo solo de este año, porque el próximo año el presidente Macri va a viajar a Japón y también el primer ministro Abe vendrá en 2018 para la reunión de G20. Esto va a marcar un inicio de tres años de relaciones políticas, económicas y culturales porque para Japón la Argentina es un socio estratégico. Durante los últimos años consideramos que Argentina era bastante importante pero lamentablemente las relaciones políticas estaban muy limitadas, no podíamos considerarlo como socio estratégico. Ahora si podemos hacerlo.

–¿Y esto se debe al cambio de signo político del país?
–Así es. El presidente Macri abrió totalmente las puertas a todos los países. Hasta ahora tenían relaciones limitadas y Japón tenía interés en más visitas, delegaciones ministeriales, pero no hemos podido en estos últimos 15 años.

–¿A qué atribuyen esas dificultades?
–A varios factores. La situación de la economía que no avanzó bien después de 2001 con el default. Las empresas y bancos japoneses no podían tener una relación normal con el país. Primero teníamos que solucionar esos problemas pero se tardó bastante hasta firmar con el Club de París y resolver el conflicto con los buitres.

Eso afectó mucho. La política de la presidenta (Cristina) Kirchner era bastante diferente a la nuestra y no coincidíamos. Hoy la situación política es totalmente diferente, 180 grados diferente, por eso el primer ministro completo esta visita y manifestó su gran apoyo a las reformas del presidente Macri, con agencias gubernamentales como JETRO (Japan External Trade Organization), que cerró su oficina aquí en 2010 y ahora se va a volver a abrir. Y también el caso de JICA (Agencia de Cooperación Internacional del Japón) que van a trabajar en conjunto con el país. Además ahora se decidió impulsar un proyecto de gestiones empresarias de modelo japonés (Kaizen), para tener conocimiento de cómo trabajar en empresas japonesas, favoreciendo la capacitación, la competitividad, productividad y eficiencia de las empresas pymes argentinas. Es un plan de 5 años aquí para introducir metodología en alrededor de 100 pymes junto con el INTI. Y ya iniciamos conversaciones para un tratado bilateral de inversión.

–¿Sobre qué ejes van a avanzar para ese tratado?
–Con países como México, Perú, Chile y Colombia tenemos tratados de libre comercio (TLC), con lo que están bien protegidas todas las actividades empresariales de Japón. Con Brasil todavía no tenemos TLC. Con Argentina no tenemos ningún tratado, estamos empezando con esto que es para proteger nuestras inversiones, para darle seguridad jurídica y la negociación está avanzando. Queríamos tener un acuerdo sustancial para esta visita pero todavía falta un poquito, estamos pensando en que pueda anunciarse en la próxima visita del presidente Macri a Japón en 2017. Sería muy importante para acelerar nuestras inversiones en Argentina ya que hay mucho entusiasmo de las empresas japonesas.

–¿Y cuáles son los sectores de mayor interés?
–De momento lo más rápido es agricultura, que es el más importante por la potencialidad que tiene Argentina. Hay una empresa Maruveni que ya está exportando 12% de su producción a otros países (16 millones de toneladas) y ellos quieren aumentar más. Por eso otras empresas japonesas también tienen interés en el sector de agronegocios. Lo que va a tardar un poquito más es infraestructura, energía y minería porque son proyectos más globales, que incluyen por ejemplo la transmisión de energía y otras operaciones. Se están estudiando proyectos de puertos, hidrovías y transporte de productos y energía, están enviando personas de empresas japonesas para analizar las posibilidades y evaluar los emprendimientos. No va a ser algo de hoy a mañana, pero es muy serio.

–¿Tienen alguna estimación del nivel que podrían alcanzar esas inversiones?
–Hasta ahora las inversiones anunciadas son por u$s 1200 millones. Hoy no podemos decir cuánto van a ser a futuro, pero si tenemos en cuenta que en Brasil por ejemplo son u$s 4000 millones anuales, creo que a la Argentina tienen que llegar cada año u$s 2000 millones o algo más, sobre todo en los primeros años para aumentar las inversiones. No digo que en 2017, pero durante los próximos años tienen que llegar varias inversiones. El nivel tiene que ser comparado con el Brasil o México. Es mi pensamiento, y las empresas también están muy entusiasmadas.

–¿Cómo observan a futuro el vínculo con el Mercosur?
–Realmente teníamos muchas ganas de afianzar el vínculo con el Mercosur, pero hasta ahora estaba muy politizado y era difícil de negociar los asuntos económicos. Sobre todo gracias al cambio político en Argentina y Brasil ahora tenemos ganas de conversar muy fuertemente y por eso en la declaración conjunta entre Macri y el premier Abe se habla de intensificar más el diálogo Japón–Mercosur. Entonces mi idea, mi deseo, es poder avanzar en un TLC con el Mercosur, pero para eso necesitamos mucho estudio y trabajo.

–¿Creen que la llegada de Macri modifica el horizonte político de AL?
–Vemos muy positivamente el cambio. El presidente Macri es como un motor para el cambio de América Latina.

–¿Lo ven cómo un aliado?
–Totalmente. Porque con Venezuela o la Argentina estaba muy complicada la relación, pero gracias a este cambio ya creo que apoyar a Argentina no es solo para Argentina sino para toda América Latina, que va en una misma dirección ahora, tiene una misma visión para abrir sus puertas y estar dentro de la globalización del mundo. Realmente Asia Pacífico necesitaba de Argentina y Brasil que sean socios nuestros. En ese sentido, Macri tiene un peso muy importante, fundamental.