Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

A fin de mes vence la moratoria porteña que acompañó la adhesión al blanqueo

A fin de mes vence la moratoria porteña que acompañó la adhesión al blanqueo

La Ciudad de Buenos Aires, cuando adhirió a la Ley de Sinceramiento del Gobierno nacional, liberando el blanqueo de los impuestos de Sellos y sobre los Ingresos Brutos, también puso en marcha una amplia pero breve moratoria que sólo se extiende hasta el próximo 31 de diciembre, por lo que está próxima a vencer.

El pasado mes de septiembre de 2016, la Legislatura porteña dictó la ley 5.616 en la que, además de adherirse al blanqueo, estableció régimen de regularización tributaria con vencimiento el 31 de diciembre de 2016, recordó Gastón Vidal Quera, del estudio Lisicki, Litvin & Asoc..

Esa moratoria fue reglamentada mediante la Resolución 469/2016, publicada en el Boletín Oficial el 30 de septiembre pasado, con lo cual se trató de una breve moratoria que está por vencer, remarcó Vidal Quera.

Un aspecto que hubiese sido importante es que la ley facultase al Jefe de Gobierno a prorrogar cuanto menos por seis meses más la moratoria, por cuanto muchas empresas están queriendo entrar a último momento y se generan inconvenientes con la carga, además de que ciertas deudas no se ven reflejadas en el sistema ya que es el propio contribuyente quien con su clave ciudad ingresa y solicita la adhesión, propuso Vidal Quera.

El especialista consideró que fue "una buena iniciativa para que los contribuyentes se pongan al día, pero lo ideal hubiese sido poder ingresar a la moratoria hasta fines de marzo de 2017, como en en el sinceramiento de AFIP".

En la moratoria porteña se pueden incluir toda clase de obligaciones tributarias, en instancia administrativa o judicial, que se encuentren vencidas al 31 de mayo de 2016, incluyendo las que se encuentren en planes de pagos vigentes o caducos, y las multas firmes.

Los sujetos en concurso preventivo pueden ingresar al plan, así como también los responsables solidarios.
La ley dispone la condonación de las multas y los recargos, así como también un tope de intereses según la antigüedad de la deuda (por caso 75% para períodos fiscales 2010 y anteriores). La reglamentación dispone que sobre el total de la deuda consolidada, se aplicará una reducción del 15% sobre el importe total de la deuda resultante para el caso de pago al contado.

 

La condonación de oficio de las multas por infracciones formales no firmes queda supeditada a que se cumpla con el deber formal antes de que venza la moratoria, y si el deber formal no puede ser cumplido (por ejemplo una clausura por una factura que no se emitió y no puede ser realizado para el pasado), se condonará de oficio.

También se condonan de oficio las multas por sanciones materiales que no se encuentren firmes, siempre que las obligaciones tributarias a las que están vinculadas se hubieren cancelado o incorporado a un plan de facilidades vigentes.

Se especifica que no se pueden utilizar los saldos a favor para cancelar, en forma total o parcial, la deuda que se pretende regularizar.

Vidal Quera resumió que "se trata de una amplia moratoria, con importantes beneficios que se encuentra próxima a vencer y que parece necesario que se prorrogue".