Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

A dos años de la muerte de Nisman, se reabre su denuncia contra Cristina

Se trata de la acusación que el fiscal realizó contra la ex presidenta por encubrir a Irán en la causa AMIA. La causa irá en paralelo a la investigación que ya existe por su muerte

A dos años de la muerte de Nisman, se reabre su denuncia contra Cristina

Por estas horas, pero un viernes 16 de enero de 2015, Alberto Nisman le daba las puntadas finales a la presentación que el lunes siguiente debía realizar en la Cámara de Diputados a raíz de la denuncia que el miércoles 14 había radicado contra la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner por encubrimiento a Irán en la firma del memorándum de entendimiento que pretendía encontrar a los responsables del atentado a la AMIA en 1994, que dejó 85 muertos y cientos de heridos. Pero ese día nunca llegó, porque Nisman apareció muerto en la noche del domingo 18 con un disparo en la cabeza en circunstancias que nunca se esclarecieron y que la Justicia busca descifrar por estos días tras dos años de letargo.

Aquella denuncia de Nisman también quedó suspendida y demorada en el tiempo, al punto de que nunca cobró carácter de causa judicial en estos años y estuvo al borde de ir a la papelera de reciclaje de Comodoro Py, luego de que el juez Daniel Rafecas se negara dos veces a iniciarla por entender que no existía delito a investigar. Pero a fin del año pasado la Cámara de Casación decidió activarla y, tras un nuevo sorteo, el caso terminó en el juzgado federal de Ariel Lijo.

Hoy será el día en que Lijo regrese de su licencia y comience a trabajar en el caso. Se especula que promoverá la investigación y no la enviará, por ejemplo, al juzgado de Claudio Bonadio, su colega que instruye una causa contra el ex canciller Héctor Timerman –otro de los denunciados por Nisman– por el supuesto delito de traición a la patria en otro expediente ligado a AMIA.

La denuncia de Nisman fue originalmente presentada ante Lijo no bien el fiscal volvió intempestivamente de un viaje por Europa que compartía con su hija mayor, Iara. Como en esa primera quincena de enero de 2015 Lijo también estaba de vacaciones, el texto lo recibió María Servini de Cubría, quien lo reemplazaba y quien decidió que no era necesario abrir la feria judicial de verano para tratar la denuncia.

Tras interrumpir su licencia al conocer la muerte de Nisman, Lijo retornó a Tribunales y se hizo cargo del caso, aunque luego se declaró incompetente por entender que debía llevarlo adelante era Rodolfo Canicoba Corral por ser el juez que investigaba la causa AMIA original. La Cámara Federal finalmente la derivó en Rafecas y lo que prosiguió es historia conocida: dos rechazos a abrir la investigación y constantes idas y vueltas que dilataron el asunto.

En uno de los argumentos por lo que consideró oportuno reabrir la denuncia de Nisman, el juez de Casación Federal Mariano Borinsky sostuvo que "una denuncia no debe necesariamente estar acompañada de toda la prueba que le permita al magistrados obviar la investigación". Y añadió: "El denunciante solamente debe exponer un hecho que haya llegado a su conocimiento y que tenga cierto grado de verosimilitud en cuanto a constituir un hecho ilícito".

Ese tiro por elevación a Rafecas le abre la posibilidad a Lijo de encauzar el caso desde cero. De pedir diferentes pericias y medidas de prueba y de trabajar el tiempo que considere prudente con el caso. El avance en él, explican en Comodoro Py, no llevará obligatoriamente a la culpabilidad o a la inocencia de Cristina y del resto de los involucrados. "Se verá como prospera la denuncia. Lo inaceptable era no iniciarla", revelan fuentes del sector.

Autor del fallo en el que se procesó al ex vicepresidente Amado Boudou por la causa Ciccone, Lijo sigue detrás de él en el interminable expediente que investiga su presunto enriquecimiento ilícito. La denuncia de Nisman, no obstante, tiene una repercusión mediática diferente por involucrar a un ex fiscal muerto y a una ex jefa de Estado. Y por eso, se presume, comenzará a trabajarla en los próximos días.