Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

A días del paro, Macri cargó contra la CGT y prometió dar pelea a "mafias" sindicales

El Presidente ahondó en su estrategia de endurecimiento hacia el gremialismo. Castigó a los dirigentes en un acto en la Rosada ante los rostros adustos de Martínez y Lingeri

A días del paro, Macri cargó contra la CGT y prometió dar pelea a

Cualquier señal en la línea de un sendero de diálogo se esfumó por completo. La opción oficial por una estrategia de endurecimiento en la previa al paro general dispuesto para el jueves por la CGT emergió ayer contundente en la profunda embestida que el presidente Mauricio Macri disparó contra la dirigencia sindical, a la retó por el llamado a la huelga e involucró como parte de las "mafias" que su administración promete desmantelar.

La arremetida presidencial sacudió a la cúpula de la central obrera, por la aspereza del mensaje y la foto del pronunciamiento: los sindicalistas Gerardo Martínez (Uocra) y José Luis Lingeri (Obras Sanitarias) con gestos adustos y descolocados en medio del Salón Blanco de la Casa Rosada, escuchando en vivo y en directo el embate de Macri en su contra. La bronca sindical, entonces, se tradujo inmediatamente en una fuerte ratificación de la huelga y la amenaza de profundizar el escenario de conflictividad tras la medida de fuerza del jueves.

La Casa Rosada decidió avanzar en la ofensiva contra el sindicalismo con el envión de la marcha del sábado que respaldó su gestión. Así, tras marcar diferencias entre la expresión del 1A y las últimas protestas de la oposición y los gremios con la polémica frase de que la del sábado fue una manifestación "espontánea, sin colectivos, ni choripán", Macri ahondó ayer en la misma lógica y castigó al sindicalismo en medio del acto que compartía con Martínez y Lingeri para el lanzamiento del denominado Acuerdo Federal por la Construcción.

En su discurso se dirigió directamente al jefe de la Uocra y lo retó: "Respeto compañero sindicalista su decisión del día jueves de hacer un paro, pero no la entiendo y no ayuda en nada a los trabajadores". Y siguió: "Lamento que se adhiera al paro, un paro que va a costar más de $ 15 mil millones, Gerardo", le reprochó. El rostro serio de Martínez mostró el malestar por la recriminación.

Un rato después, el sindicalista ratificó esa sensación y devolvió el golpe al sostener que el Gobierno "debería hacer una autocrítica de por qué se llega al paro". Y justificó la decisión de la CGT en "las necesidades que viven nuestras bases, no en una especulación política".

Pero fue otra la frase de Macri que activó la mayor bronca sindical. Fue cuando ensalzó la marcha del sábado y ratificó el compromiso de su administración para enfrentar "los comportamientos mafiosos" en la Argentina que, según denunció, "están en los sindicatos, en la política, en las empresas, la Justicia y por suerte, son minoría". Y desafío: "Voy a dar esa batalla y le vamos a sacar el poder a cada uno de esos mafiosos, porque no construyen futuro y les ha ido bien con este modelo que ha acumulado pobreza".

Juan Carlos Schmid, uno de los miembros del triunvirato cegetista, fue el primero en encarar la réplica. Advirtió que antes de apuntar contra los gremios "hay mucha tela para cortar dentro de la Casa Rosada con los negociados de corrupción y la penetración de los intereses económicos en el ejercicio de la política, y recordó que el propio presidente Macri "ha estado involucrado en escándalos que salpican a su gobierno y que no han dejado en claro el entramado de negocios detrás del Poder Ejecutivo". "Otra frase poco feliz y peligrosa del Presidente, como la de los choripanes", alertó.

Más molesto, su par Carlos Acuña directamente desafió al mandatario a denunciar en la Justicia las supuestas mafias existentes dentro del ámbito sindical. "¿A qué se refiere cuando dice algo así? Creo que las mafias están en el empresariado. Si él dice eso, yo digo que las mafias manejan las economías del país", acusó el dirigente.