Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

A casi dos meses del final del año, Gils Carbó ya no tiene presupuesto en la Procuración

Noviembre arrancó con el 97,3% de los fondos utilizados. En medio de los cruces con el Gobierno por la reforma del Ministerio Público, reclaman una reasignación de partidas.

A casi dos meses del final del año, Gils Carbó ya no tiene presupuesto en la Procuración

Bernardo Vazquez bvazquez@cronista.com

 

 

La tensión entre la procuradora Alejandra Gils Carbó y el gobierno que encabeza el presidente Mauricio Macri ha sido una constante durante todo el año, pero especialmente se intensificó en el último mes.

Un viaje a Portugal que derivó en una ausencia imprevista de la jefa de los fiscales a un acto oficial profundizó el malestar y, a partir de allí, el frente Cambiemos aceleró el proyecto de reforma del Ministerio Público que, entre otros puntos, limitaba el mandato de la procuradora a cinco años, justo el tiempo de gestión que alcanzará Gils Carbó en agosto del año que viene.

La iniciativa quedó a mitad de camino por falta de consenso legislativo, pero los cortocircuitos continúan. Según fuentes del medio, el Ministerio de Justicia tiene trabado un préstamo del BID que la Procuración necesita para desarrollar un laboratorio. Por otra parte, noviembre arrancó casi sin presupuesto para el Ministerio Público Fiscal, ya que de la partida original, de $ 3864 millones anuales, ya se gastaron $ 3762 millones, un 97,34%.

El pedido al Ejecutivo de reasignación de fondos de parte de la Procuración ha sido constante, pero hasta ahora no ha habido respuestas y los últimos dos meses del año se vislumbran como difíciles de sobrellevar con ese remanente de apenas $ 102 millones para un organismo que se ocupa de cubrir el gasto proveniente de trabajo de todos los fiscales del país.

En la Procuración creen que el presupuesto 2016 quedó atrasado respecto al año pasado cuando, actualización de fondos constantes de por medio, cerró en $ 3497 millones, poco menos que la previsión actual y el equivalente a un aumento del 10% anual, en un país con una inflación que se perfila para cerrar en torno al 40%.  

Para 2017, en cambio, si está calculado un crecimiento lineal con las expectativas inflacionarias: se destinarán al sector $ 4802 millones, un 24% más que en el corriente año. En el Gobierno especulan que, si prospera la ley de reforma del Ministerio Público, hasta ahora frenada, Gils Carbó deje el cargo en agosto, como máximo.

La procuradora, mientras, rechaza esa posibilidad y asegura que se va a quedar en el cargo. Y cree que la Constitución la ampara, al establecer que su mandato se rige por buena conducta y es hasta los 75 años. A los 58, bien lejos se siente de dejar su puesto.