UNA DE LAS FÓRMULAS SER A QUE DURANTE 2019 PERMANEZCAN EN 24% Y NO SE REDUZCAN AL 18%

A 10 años de la 125, socios de Macri piden al Gobierno frenar la baja de retenciones

El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, reconoció que el freno a la reducción sigue en estudio por la Casa Rosada, tras una reunión de dirigentes radicales con Macri

"Mientras dure la crisis, lo menos que habría que hacer, en mi opinión, es por lo menos parar la baja a las retenciones a la soja y revisar un poco ese tema, que se está discutiendo al interior", disparó ayer el gobernador de Cambiemos Gerardo Morales y se reavivó al pelea por la baja o no de las retenciones.

Lo que hasta ayer era sólo una recomendación del Fondo Monetario Internacional hoy ya es un pedido de un sector de la coalición gobernante.

Precisamente hoy se cumplen 10 años del "voto no positivo" en el Senado de la Resolución 125 la medida que desató la pelea entre el campo y el kirchnerismo por parte del ex vicepresidente Julio Cobos. Desde entonces pasó mucha agua debajo el puente. Tanta que el mellizo Alfredo De Angelis que saltó a la popularidad en el corte de ruta de Gualeguaychú hoy ocupa una banca de senador por Cambiemos.

Pero nuevamente la escasez de recursos y el ajuste que se cierne sobre el Presupuesto 2019, acompañada por la recomendación del FMI de frenar la baja del tributo, hizo que la palabra que enfrentó al sector productivo con Cristina Kirchner vuelva a escucharse por los pasillos de la Casa Rosada.

En declaraciones a FM Milenium, Morales reconoció que el debate no está definido en ninguno de los dos ámbitos partidarios, aunque dijo que su opinión "personal" es que se debería detener la baja de retenciones a la soja en el actual contexto. "Con las retenciones a la soja, el campo debería hacer algún aporte o presentación" dirigido a realizar un aporte en términos fiscales, evaluó.

Morales no sería el único dentro de Cambiemos, y mucho menos del radicalismo, que entiende que el campo tiene que esperar un poco más.

De hecho, la cuestión fue motivo de conversación en la cumbre que el mandatario, junto con su par de Mendoza, Alfredo Cornejo, y la cúpula de la UCR sostuvo la semana pasada en Olivos con el el propio Macri. Allí, según pudo saber El Cronista, el jefe del Estado manifestó que no estaba convencido de una medida de ese tipo pero les pidió al jefe de Gabinete, Marcos Peña, y al ministro de Interior, Rogelio Frigerio, que analicen la posibilidad de instrumentarlo.

Si la discusión se trasladó a los números, las estimaciones señalan que la discusión rondaría los u$s 1500 millones que el sector "aportaría" a las arcas del Estado vía retenciones.

En Hacienda "juegan" con ese número calculando que durante el 2019 se mantendría el nivel de retenciones previstas para diciembre de 2018 (24%), se abandonaría el ritmo de baja de 0,5% por mes, y se obtendría esa cifra con una cosecha estimada 55 y 60 millones de toneladas con un precio promedio de u$s 350 la tonelada.

Aunque la cifra es "marginal" respecto de los 300.000 millones en los que parece fijado el ajuste para el 2019 no está descartada. En parte del radicalismo reconocen que todas las variables están "sobre la mesa", tanto desde postergar la baja de las retenciones así como demorar algunos puntos de la reforma tributaria. "Está todo abierto. Ni siquiera las provincias saben cuáles serán las medidas de ajuste concretas", planteó off the record un referente de la UCR.

Los aliados de Macri no consideran que sea una "marcha atrás" del Gobierno postergar la baja de las retenciones. "Todavía no se puso en marcha el Presupuesto. Macri está buscando consenso, así que no se puede hablar de marcha atrás, cuando todavía estamos en etapa de conversaciones".

La Casa Rosada está enfocada en bajar el déficit fiscal, a través de una reducción del gasto público, aún cuando en la discusión con el FMI evaluaron medidas que afectan al campo y a otros actores privados. Pero en parte esta decisión puede responder a una estrategia para negociar con los gobernadores peronistas. "Macri pone el énfasis de arranque en bajar el gasto público y es entendible que lo haga porque es una puja que fracasó muchas veces", plantearon desde la UCR. Pero los radicales también reclaman que la Casa Rosada mire otras variables. "No puede quitar la vista de la economía real, de la productividad, de la actividad económica. Macri tiene que ser como un jinete subido a dos caballos", plantearon.

Pero aunque desde la UCR no descartan la posibilidad, niegan que tengan un "plan de gobierno" o algo similar y señalan que los dichos de Morales también se encuadran en ese refrán que dice que "prefiere curarse en salud".

"Los gobernadores saben que se viene un ajuste brutal en donde habrá una redistribución del gasto público pero nadie tiene un detalle de cómo será porque hay tiempo hasta el 15 de septiembre para entregar el presupuesto. En este contexto, buscan apuntar al esfuerzo compartido y a que el recorte no recaiga sólo en ellos", explicó otro radical asiduo visitante de la Casa Rosada.

Pero mientras las entidades del campo se preparan para celebrar los 10 años de la medida y su lucha, miran de reojo al ministro Dujovne. Ayer el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Dardo Chiesa señaló que el complejo agroindustrial "exporta por u$s 30.000 millones anuales mientras el déficit industrial es de u$s 36.000 millones" reeditando la pelea industria-campo.

También es cierto que nadie quiere tomar esta medida mientras transcurre la Exposición de la Rural de Palermo, que coincidirá con una visita de ministros de Agricultura del G20. Básicamente, porque nadie se olvida de las silbatinas al ex presidente Raúl Alfonsín de las gradas palermitanas allá por 1988.

Tags relacionados

Más de Economía y Política