Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

36 aplausos, dos ausentes K, la silla de Massot, la alfombra roja y los invitados

por  NOELIA BARRAL GRIGERA

En Twitter: @nbg__

1
36 aplausos, dos ausentes K, la silla de Massot, la alfombra roja y los invitados

61 minutos y 36 aplausos: La primera apertura de sesiones legislativas de Mauricio Macri tuvo lugar con un recinto lleno, aunque con divisiones notorias. Los 61 minutos que duró el discurso presidencial estuvieron salpicados por 36 aplausos, la mayoría exclusivos de los legisladores del PRO, la UCR y la Coalición Cívica, que integran el interbloque Cambiemos. Tres de esas veces, los macristas cantaron “¡Sí, se puede! ¡Sí, se puede!” y se pararon para aplaudir al jefe de Estado: cuando Macri cruzó los gritos de legisladores kirchneristas, cuando aseguró que el país “ya está cambiando”, y al final, cuando Macri habló de construir “un inmenso puente que nos lleve de la amargura del pasado a la alegría del futuro”.

El PJ-FpV, con dos ausentes: Aunque el bloque había decidido en conjunto participar de la Asamblea Legislativa, y si bien la bancada estuvo presente casi completa, hubo dos ausencias notorias entre los diputados del PJ-Frente para la Victoria: la ex jefa del bloque, Juliana Di Tullio, y el diputado por Santa Cruz Máximo Kirchner. Este último se excusó de participar de la reunión en el Congreso por haber estado acompañando a su tía y gobernadora de su provincia, Alicia Kirchner, en el inicio de las sesiones locales.  Tampoco estuvieron en el recinto los diputados del Frente de Izquierda Myriam Bregman, Pablo López, Néstor Pitrola y Soledad Sosa.

Massot, sentado con el PJ-FpV: Llamó la atención la decisión del jefe del bloque PRO en Diputados, Nicolás Massot, que decidió ocupar una banca junto a Axel Kicillof en el sector izquierdo del recinto, que desde hace años le corresponde al PJ-Frente para la Victoria. El bahiense y cordobés por adopción escuchó todo el discurso desde allí, parándose a aplaudir al Presidente mientras el resto de los legisladores a su alrededor permanecía sentado y con cara seria. Su ubicación allí, sin embargo, no fue casual. Cambiemos decidió modificar la disposición de los bloques en el hemiciclo y quiere ocupar de aquí en más el sector que habitualmente le corresponde a la bancada oficialista. Es decir, el ala izquierda del recinto, que tiene acceso directo al sector de la Presidencia de la Cámara y que hoy ocupa el PJ-FpV.

La alfombra roja: Como siempre que hay un evento de este tipo en el Congreso, llamaron la atención algunos looks de diputados, senadores e invitados. Algunos por exceso de informalidad, como el legislador y líder de La Cámpora, Andrés “Cuervo” Larroque, de jeans y camisa a cuadros. Otros por llevar accesorios llamativos, como el senador Fernando “Pino” Solanas, que no se sacó los lentes oscuros durante toda la Asamblea, aun cuando el recinto estaba a media luz; o el jefe de los diputados del PJ-FpV, Héctor Recalde, con una corbata verde shocking. Y ellas por la elegancia que suele caracterizarlas, como la diputada Dulce Granados, de vestido a la rodilla color crudo y tapado 3/8 de guipiur negro; o su colega Graciela Camaño, de blusa animal print y pollera a la rodilla.

Un mimo para Carrió: El operativo de contención permanente que el PRO despliega para mantener contenta a Elisa Carrió tuvo su capítulo en el discurso de Macri, quien la mencionó especialmente al anunciar que buscará que al final de su gestión todos los niños reciban un ingreso universal. "Proyecto autoría de la doctora Carrió", aclaró el Presidente. Ella lo miraba sonriente mientras el resto de los legisladores de Cambiemos la aplaudía. Terminado el mensaje presidencial, Lilita le devolvió las flores: "El discurso fue excepcional, preciso y de avanzada", aseguró.

Los palcos, sin banderas ni cánticos: A diferencia de los inicios de sesiones de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que se caracterizaban por mucha agitación desde los palcos, con banderas, cánticos y papelitos, no hubo esta vez protagonismo de las galerías, que de todas formas estuvieron llenas. Allí se dejaron ver los líderes sindicales Hugo Moyano y Gerónimo “Momo” Venegas; el representante de la comunidad Qom Félix Díaz; el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel; y los funcionarios Laura Alonso, Norma Morandini y Miguel de Godoy, entre otros.

Gobernadores y jueces, presentes: Escucharon a Macri desde el palco de invitados los gobernadores María Eugenia Vidal (Buenos Aires), Gerardo Morales (Jujuy), Miguel Lifschitz (Santa Fe), Claudia Ledesma Abdala (Santiago del Estero), Juan Manuel Urtubey (Salta), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Sergio Casas (La Rioja) y Carlos Verna (La Pampa). También estuvieron el jefe del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y los jueces de la Corte Suprema Ricardo Lorenzetti, Elena Highton y Juan Carlos Maqueda.