Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Un reencuentro peronista que molestó a Vidal

Intendentes y legisladores del PJ, cristinistas y massistas se juntaron para presentar ayer un proyecto de ley para “municipalizar” la policía bonaerense

Un reencuentro peronista que molestó a Vidal

La foto parecía de 2012. Desde aquella época que no coincidían en una misma mesa peronistas, camporistas y massistas. Fue en la presentación del proyecto de ley, adelantado ayer por este diario, para “municipalizar” la policía bonaerense. Lo que surgió, tras los incidentes en Ituzaingó, como un cónclave de intendentes para criticar al ministro de Seguridad provincial, Cristian Ritondo, terminó ayer en un reencuentro de jefes comunales y legisladores de tonalidad pre-electoral. Una juntada que causó malestar en la tropa de María Eugenia Vidal.

Con Martín Insaurralde (Lomas de Zamora) como vocero, el grupo que incluyó a otros intendentes de lo que supo ser el FpV en su esplendor, pre-ruptura de Sergio Massa, como el renovador Germán Di Cesare (Miramar), se presentó la iniciativa para crear una “Policía de Prevención”, que amalgame las fuerzas locales creadas por el sciolismo con personal de la Bonaerense, bajo la órbita municipal. Desde la Legislatura provincial, los caciques territoriales dejaron en claro que no sólo pretenden la descentralización de los agentes sino también de los fondos: ejemplificando con el traspaso de la Federal a la ciudad de Buenos Aires.

“La inseguridad es la mayor preocupación de millones de bonaerenses. Por eso, a pedido de nuestros vecinos, queremos trabajar todos juntos para luchar contra esta problemática”, afirmó Insaurralde, uno de los primeros “intendentes dialoguistas” en la era Vidal.

En la gobernación cayó como un balde de agua fría el inesperado (e impensado, semanas atrás) reencuentro. “Fue una foto política. Se juntaron sólo para ésto, no tienen nada más en común”, minimizaron en La Plata, donde todos ya piensan en las futuras legislativas.

La propia Vidal intentó enviar un guiño a los intendentes. “En cualquier camino que tenga que ver con trabajar por la seguridad de la gente, vamos a escuchar propuestas y a trabajar en conjunto, como hasta ahora”, prometió, equilibrista. Pero, mientras en algunos despachos desestimaban de forma categórica cualquier voluntad de discutir el proyecto del PJ reagrupado, la gobernadora deslizó que no habría cambios en el sistema de Policía Local: “Se ha constituido un fondo de seguridad de $ 3 mil millones. Ya se ha pagado un tercio y se va a seguir pagando el resto del año. Cada intendente decide, de esos fondos, cómo se destinan a la seguridad de su distrito”, afirmó.