Miércoles  19 de Mayo de 2010

No quiero cuentos

Como buena parte de los relatos fundadores, la historia sobre el 25 de mayo de 1810 cuenta con varios datos de color que, durante mucho tiempo, fueron enseñados como “verdades” irrebatibles y hoy ya no lo son tanto. Aquí un breve repaso. Por Carlos Altea.

Todos los relatos fundadores cuentan con diferentes mitos o curiosidades que fueron reproduciéndose a lo largo del tiempo hasta tomar carácter de verdad irrebatible. El 25 de mayo de 1810 también los tuvo hasta que diferentes historiadores decidieron cuestionar el frío, la lluvia, los paraguas, las escarapelas y la Plaza de Mayo repleta de gente pidiendo la autonomía del Virreinato del Río de la Plata.

Si uno busca el significado de mito en un diccionario encuentra que: mito es una lectura del mundo y una interpretación de la vida dada en forma de relato, plena de símbolos, visiones y, a veces, de representaciones fabulosas. Tiene un importante papel en la simbolización de todas las culturas y tuvo desde siempre una función preferente en el mantenimiento del orden establecido.

Según otras acepciones, los mitos han mostrado siempre el carácter y los valores que rigen a una determinada sociedad, reflejando en cierta manera sus aspiraciones y obsesiones.

Repasemos entonces los mitos más representativos del viernes 25 de mayo de 1810.

¿Llovió o no el 25? La imagen de una plaza lluviosa y repleta de vecinos con paraguas que exigen al Cabildo “saber de qué se trata”, forma parte de los mitos e imágenes más arraigados sobre la Revolución de Mayo. La presencia en la Plaza de esta muchedumbre (que en realidad no habría sido tal), fue alentada por agitadores (o ‘chisperos’) como Domingo French y Antonio Luis Beruti.

Pero aún hoy se discute sobre la certeza del mal clima. Muchos historiadores incluso, sostienen que tampoco había paraguas como siempre vimos en los dibujos alusivos y maquetas escolares. Otros, en cambio, comentan que había algunos pocos paraguas “importados desde Londres” aunque en manos de la “gente bien o decente” de la época, aquella que más pudo acercarse al Cabildo durante ese viernes 25 de mayo.

Hace algunos años, la historiadora Marcela Ternavasio recordó que "hay toda una discusión sobre si llovió o no llovió, si ya se habían importado paraguas de Londres o aún no... Es un tema que sigue siendo siempre objeto de discusión.

"Algunos historiadores van a dar por cierto que había paraguas y llovía, y otros van a decir lo contrario", aseveró Ternavasio.

Lo único cierto es que, para no asistir al juramento de la nueva Junta, ya instalada en el Fuerte, el Cabildo puso como pretexto el mal estado del tiempo.

De todos modos, en la tradición popular (y en el imaginario colectivo), los vecinos agolpados en la Plaza de la Victoria seguirán llevando por siempre paraguas, aunque “el sol del Veinticinco viene asomando”…

¿Fue una revolución o un golpe de Estado? ¿Había mucha gente en La Plaza? Para algunos autores, como Roberto H. Marfany, la jornada del 25 fue un golpe de Estado de los jefes del “ejército” encabezados por Saavedra y no una revolución.

Esta hipótesis se basa en dos argumentos: por un lado, el papel central de Saavedra y las milicias en la caída del Virrey Cisneros y de la Junta del 24. Por el otro, la proporción ínfima de las personas presentes en la Plaza en relación a la población total de la ciudad (unos 40.000 habitantes).

Muchos autores e historiadores recuerdan la anécdota del capitular Leyva cuando, la tarde del 25, salió al balcón del Cabildo y, ante una plaza semivacía, interrogó con ironía a los patriotas “¿Dónde está el pueblo?”

Para el historiador Raúl Fradkin, el 25 de mayo de 1810 hubo realmente muy poca gente. “Comparando las fuentes disponibles, los cálculos máximos llegan a 400 personas. En los días previos hubo más movilización callejera. Algunos testigos hablan de entre 2000 y 3100 personas, entre el 21 y 24, que exigían la convocatoria de un Cabildo Abierto que discuta cómo afrontar la crisis política. Pero el 25 de mayo, en rigor, no fue acompañado por una movilización popular”, enfatizó.

Por su parte, Ternavasio desestimó también que la revolución haya sido llevada adelante por un movimiento popular al enfatizar que se trató de “un fenómeno totalmente porteño".

La Campana tampoco sonó. Muchas versiones sostuvieron a lo largo del tiempo que luego de quedar constituida la Primera Junta, sonó “con fuerza” la Campana del Cabildo. Sin embargo…

Cuando fue la asonada del 1° de enero de 1809, Martín de Alzaga hizo repicar la campana del Cabildo. Liniers y Saavedra, que entonces sofocaron aquel motín, mandaron a quitarle el badajo, que recién fue repuesto después de 1810.

Por eso, más allá de lo que dijeron muchas veces los libros, el 25 de Mayo la campana del Cabildo jamás sonó.

Por otro lado, según el libro “Las mil y una curiosidades de Buenos Aires”, de Diego Zigiotto, el reloj que tuvo el Cabildo en la Revolución fue cedido en la década de 1860 a la iglesia Nuestra Señora de Balvanera, en cuya torre estuvo hasta 1883.

¿La escarapela fue celeste y blanca? Los historiadores clásicos y la tradición popular aseguran que los colores celeste y blanco son los que identificaron a los patriotas en las jornadas de 1810. Sin embargo, otra buena cantidad de fuentes ponen en duda esta afirmación y señalan otros colores y símbolos que utilizaron los “hombres de mayo”.

En “Memorias curiosas”, de Juan Manuel Beruti -hermano del “chispero” Antonio Luis-, se habla de una “cinta blanca, señal de la unión que reinaba, y en el sombrero, una escarapela encarnada y un ramo de olivo por penacho”.

Otro manuscrito anónimo, publicado por el historiador Marfany, dice que “amanecieron el lunes 21, en Plaza Mayor, bastante porción de encapotados con cintas blancas al sombrero y casacas en señal de unión entre americanos y europeos y el retrato de nuestro amado monarca Fernando VII en el cintillo del sombrero”.

“Diarios de varios sucesos”, de autor anónimo, dice que “el día 22 se vieron porción de patricios y otros con cintas blancas y el retrato de Fernando VII, y estos mismos, al día siguiente, aparecieron también con un ramo de olivo”. Y continúa: “el día 25, las cintas blancas y los olivos (símbolos de paz) fueron sustituidos por cintas rojas (símbolos de guerra)”.

Por otro lado, una carta atribuida a Ramón Manuel de Pazos, escrita el 26 de mayo, y dirigida a Francisco Juanico, residente en Montevideo, sostiene que, “el 21, French, Beruti (oficial de Cajas) y un Arzac, que no es nada (sic)”, repartieron “cintas blancas en señal de la unión de los europeos y los patricios”, y que, “el 25, repartían cintas rojas en señal de guerra”.

Por su parte, Mitre atribuyó a French la adopción de los colores celeste y blanco: “entró en una de las tiendas de la Recova y tomó varias piezas de cintas blancas y celestes (…) apostando en seguida piquetes en las avenidas los armó de tijeras y de cintas blancas y celestes, con orden de no dejar penetrar sino a los patriotas y de hacerles poner el distintivo”.

Otros historiadores aseguran que las cintas repartidas por French y Beruti sólo eran de color blanco, mientras que algunos otros sostienen que sus colores fueron diferentes.

Según el historiador Felipe Pigna, algunos llevaban en sus pechos cintitas azules y blancas, los colores que los patricios habían usado durante las invasiones inglesas.

Por su parte, mientras para la historiadora María Sáenz Quesada las cintas fueron de color blanco, para su colega Ternavasio “las cintas tenían los colores rojo, color de la corona, y celeste, color de los Borbones".

Lo que sí parece ser una verdad irrefutable dentro del relato fundador, o al menos todas las versiones coinciden y nadie refuta, es que ese viernes 25 de mayo de 1810, más allá del nacimiento de la Patria, hizo mucho pero mucho frío.

Shopping

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000077,500083,5000
DÓLAR BLUE-1,6575174,0000178,0000
DÓLAR CDO C/LIQ-6,1667-152,5745
EURO0,038391,963491,9986
REAL0,061713,624313,6284
BITCOIN-3,224313.200,210013.207,8500
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS1,405631,5625
C.MONEY PRIV 1RA 1D-6,349229,5000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-5,882432,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000034,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,000078,0078,00
CUPÓN PBI EN PESOS-6,00001,411,50
DISC USD NY0,000061,1061,10
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL-5,824049.596,5300
BOVESPA-1,4000101.016,9600
DOW JONES-0,800027.685,3800
S&P 500 INDEX-0,30263.400,9700
NASDAQ0,637511.358,9370
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO-0,3912397,6588399,2204
TRIGO CHICAGO-0,5652226,2494227,5354
MAIZ CHICAGO-0,3593163,7730164,3635
SOJA ROSARIO-0,7215344,0000346,5000
PETROLEO BRENT-5,242739,040041,2000
PETROLEO WTI-5,559837,370039,5700
ORO0,00001.908,80000,0000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology