Mujica vende la embajada uruguaya en la Argentina porque es caro mantenerla

1Antes de realizar una alianza estratégica, es conveniente definir el foco de acción en el que se quiere trabajar. Tener en cuenta la actividad de la compañía, las necesidades de la sociedad y el problema que se quiere abordar.
2 Especificar cómo se desea abordar el tema y definir objetivos.
3Realizar una búsqueda dentro del universo de organizaciones sociales especializadas en dicha temática. Definir cuáles son las más viables.
4Relevar cómo trabaja cada organización para comparar metodologías y grado de profesionalización. De estar disponible en su página web, consultar las rendiciones de cuentas.
5Una vez contactada la ONG de interés, dejar en claro las expectativas de ambas partes.
6Realizar reuniones periódicas, delinear objetivos y metas a corto y largo plazo. Un cronograma es una práctica muy recomendable.
7Establecer un canal de seguimiento y comunicación abierto. Conviene generar un lazo estable entre una persona designada por la empresa como articulador y algún representante de la OSC.
8Si hay que realizar cambios durante la implementación del programa, es aconsejable que ambas partes tengan una actitud flexible y estén dispuestas al diálogo. Las modificaciones deben formalizarse en reuniones o mails, pero que queden asentadas para no generar confusiones.
9Al analizar el impacto, ambas partes deben evaluarlo en forma conjunta.
10Durante todo el proceso, lo ideal es construir un lazo basado en la confianza, transparencia y flexibilidad. Ambas partes poseen universos muy diferentes, por lo cual hay que estar dispuestos a ceder de los dos lados. Asumiendo las diferencias, las expectativas son más acordes a la realidad.