VERANO 2021 en la Costa Atlántica: cómo son los protocolos presentados por los balnearios

Si bien aún se desconoce cuál será la situación sanitaria y el nivel de contagios con respecto a la pandemia por el coronavirus en el comienzo del año que viene, ya se empezaron a dar los primeros pasos de cara a la temporada que viene.

A menos de cuatro meses y medio para que termine el año y se instale el verano en el país, algunos balneareos de la Provincia de Buenos Aires ya están pensando en cómo poder recibir turistas con los protocolos necesarios. Si bien aún se desconoce cuál será la situación sanitaria y el nivel de contagios con respecto a la pandemia  por el coronavirus en el comienzo de 2021, ya se empezaron a dar los primeros pasos de cara a temporada que viene.

  Villa Gesell, con banderas rojas y verdes

El intendente de Villa Gesell, Gustavo Barrera, aseguró ayer, lunes, que pese a tener listos los protocolos para recibir turistas durante el verano y ser "optimistas" de cara a la temporada, las "condiciones en la actualidad no están dadas" para recibirlos.

"Estamos dando los primeros pasos si es que la temporada se habilita", sostuvo Barrera, y manifestó que si bien son "optimistas" hay que esperar porque " las condiciones en la actualidad no están dadas para recibir turistas".

Para Villa Gesell es muy importante el #Turismo. Sabemos que nuestro futuro dependerá de lo que hagamos hoy para volver a recibir turistas y visitantes en las próximas temporadas. pic.twitter.com/WBfDivkPzB

— Gustavo Barrera (@BarreraGusOk) August 11, 2020

Respecto al Plan de Calidad Sanitaria para las Playas Públicas, presentado el sábado pasado con vistas a la temporada de verano 2020-2021, explicó que los turistas podrán verificar qué playas están disponibles y cuáles ya alcanzaron el cupo máximo para evitar el aglomeramiento de gente y cumplir con el distanciamiento social al que obliga la pandemia  de Covid-19 , entre otros aspectos.

"Es importante que aquellos que nos visiten tengan previamente la información y conciencia de las medidas que se van a aplicar en las diferentes playas", sostuvo Barrera en diálogo con Radio 10.

"Se pensó en la comunicación mediante diversos sistemas como banderas rojas y verdes, en las esquinas antes de ingresar a la playa, que se van a diferenciar de aquellas que se utilizan por el estado del mar", resaltó el jefe comunal.

También expresó que "esto requiere mucha comunicación y mucho compromiso", porque "tenemos que cuidar a los gesellinos, pero también al turista".

Respecto a los rubros de hotelería y gastronomía, explicó que trabajan sobre cómo será el ingreso a los establecimientos y la limpieza de las habitaciones, e informó que en los restaurantes van a habilitar más espacio público.

"Tenemos muchas expectativas, obviamente esto hay que consensuarlo con Nación y provincia, pero lo importante es que nosotros estamos aquí dando los primeros pasos", concluyó.

  Pinamar, con estadías más largas

Por su parte, la semana pasada   el intendente del partido bonaerense de Pinamar, Martín Yeza, afirmó que su apuesta turística del verano en medio de la pandemia de coronavirus será de las estadías "más largas" con los propietarios "no residentes", a la vez que pidió "no ahogar" a la hotelería con protocolos que resulten caros para el veraneante.

"Nos imaginamos un verano con propietarios no residentes, que para nosotros ya es turismo. La realidad de la demanda para vacacionar en Pinamar está marcando que la gente está optando por una estadía más larga", sostuvo el jefe comunal de la Costa.

En declaraciones al programa Ruleta Rusa, el dirigente de Juntos por el Cambio advirtió que el desafío que vendrá "será con la hotelería".

"Todo lo que pensemos o hagamos sonará bien a los oídos de la epidemiología, como puede ser el PCR, que tiene un costo de 8 mil pesos", señaló Yeza, quien remarcó que si se imponen protocolos exigentes, se "ahogará" al empresario hotelero.

Ante esa situación, el intendente de Pinamar consideró que "quizás haya que trabajar con un sistema de vacaciones con una menor rotación", sin descartar incluso hacer una aplicación que facilite controlar al turismo "para brindar acompañamiento" a los turistas.

El intendente insistió en que trabajará "para recuperar un público familiar" y aclaró que, si bien una gran parte de Pinamar "dependía del cuatriciclo, año tras año se va achicando la cancha" para que sea más atractivo y seguro vacacionar" en el distrito de la Costa Atlántica.

En medio de la expectativa, días atrás, el ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires puso en duda la temporada de verano. “Es inimaginable que si no tenemos vacuna vayan cientos de miles de porteños y bonaerenses a la Costa , sostuvo al respecto Daniel Gollán.

En ese marco, en diálogo con el portal Infobae, Esteban Ramos, integrante de la Cámara de Empresarios de Balnearios, Restaurantes y Afines (CEBRA) de Mar del Plata cuenta que ya venían trabajando en un protocolo sanitario desde hace aproximadamente un mes.

“Desde la Provincia de Buenos Aires bajaron un protocolo macro. Nosotros lo adaptamos a las playas de la ciudad y, la semana pasada, se lo presentamos al Municipio. Todavía estamos esperando una respuesta , contó Ramos.

  Mar del Plata, ir a la playa con barbijo

“En espacios cubiertos, como los vestuarios y las oficinas administrativas, así como también en los sectores de uso común habrá que utilizar un tapabocas , apunta el integrante de CEBRA. Es decir: si una persona va a caminar desde la carpa hasta el vestuario tendrá que hacerlo con un barbijo o una máscara.

En tanto, destacó que habrá una capacitación al personal y estrictas medidas de seguridad, similares a las que adoptaron los bares y restaurantes, cuando abrieron sus puestas hace un mes. “Control de acceso, termómetros para tomar la temperatura y dispensers de alcohol en gel , sostuvo Ramos.

Con respecto al alquiler de carpas, solo se permitirá un máximo de seis personas y, al finalizar la jornada, deberá ser desinfectada. En cuanto a las sombrillas el máximo habilitado será de cuatro personas y se deberá garantizar una distancia mínima de dos metros entre cada unidad.

Los baños y los vestuarios, al ser espacios cerrados, tendrán más restricciones. “La capacidad máxima de personas irá en función a la cantidad de inodoros y mingitorios disponibles. Lo mismo ocurrirá con las duchas y sólo se permitirá una persona cada dos metros cuadrados de superficie , agregó.

Asimismo, cada balneario deberá contar con una persona en la entrada, responsable de controlar que se cumplan dichas capacidades permisibles. Quienes aguarden su turno para ingresar al baño o vestuario deberán usar un tapabocas y acatar cintas o líneas demarcatorias para mantener la distancia.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios