Vacunas: por qué Moderna no requiere de la aprobación de la ANMAT para aplicarse en la Argentina

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, explicó los detalles de la vacuna donada por el gobierno de Estados Unidos. Qué trámite falta para que pueda inocularse en menores de 18 años.

Carla Vizzotti llegó anoche al aeropuerto internacional de Ezeiza, e incluso antes de realizar el obligatorio test de antígenos que se exige a quienes llegan desde el exterior, dio una conferencia de prensa. Su llegada no estuvo exenta de polémicas. Los funcionarios son considerados "personal estratégico" por resolución ministerial 712/2021, es decir que no están obligados a realizar aislamiento preventivo al volver al país, entre otras prerrogrativas, pero ella desistió de hacer uso de esa excepción.

Sin embargo, ya tenía programado el diálogo con los periodistas a su llegada y lo concretó al aire libre, en la pista de aterrizaje del AirBus 330-200 de Aerolíneas Argentinas con el que volvió a Buenos Aires, en un vuelo que venía viajando desde Beijing con 768.000 dosis de Sinopharm, que hizo escala en Madrid para subir a Vizzotti y a Cecilia Nicolini, la asesora presidencial. 

Ambas viajaron a Londres para reunirse con las autoridades sanitarias del Reino Unido y de la empresa AstraZeneca, entre varios encuentros que tuvieron.

"Estamos superando hoy las 38 millones de dosis, y con los tres vuelos que llegan esta semana, Argentina va a llegar a las 40 millones de dosis", se ufanó la ministra de Salud, visiblemente descansada, después de semanas especialmente exigidas no tanto por la larga pandemia como por las tensiones generadas en la coalición oficialista en torno al signo ideológico de los laboratorios productores de vacunas.

Es que aprobar el DNU que permitió cambiar la ley de vacunas que el Gobierno había mandado a votar el año pasado, para facilitar los contratos con los tres laboratorios norteamericanos pusieron al Frente de Todos entre la espada y la pared. ¿Volver un paso atrás, entregarse al imperialismo yankee o seguir tolerando la presión de las familias que tienen hijos con comorbilidades que necesitan cuanto antes las dosis para salir de la zona de peligro extremo en la que están viviendo desde el inicio mismo de la pandemia?

Resolver ese intríngulis demoró meses. Y se exploraron infinitos caminos para evitar el papelón de darle la razón a los abogados de Pfizer. Desde la posibilidad de hacer una compra puntual de vacunas para uso pediátrico bajo un paraguas de protección estatal del cual se haría cargo el Estado argentino hasta disponer de las vacunas Sinopharm como única alternativa para niños, niñas y adolescentes. En un caso no funcionó por decisión del laboratorio, en el otro porque los padres organizados en el colectivo VacunaME anticiparon que se opondrían a esa decisión.

Y cuando el gong estaba por sonar para dar por terminada la pelea, apareció la propuesta de la donación de Moderna de parte del gobierno de los Estados Unidos, una salida con innumerables ventajas. Primero, no es Pfizer. Segundo, se trata de una investigación que tuvo alto respaldo del estado federal norteamericano. Tercero, la tecnología es ARNmensajero, como en el caso de Pfizer. Cuarto, no había que pagarlas. Quinto, por tratarse de una donación no requiere aprobación del ANMAT.

Lo reconoció Vizzotti anoche en conferencia de prensa: "al ser una donación, la República Argentina lo que hace es aceptarla a través de una resolución ministerial y eso solo alcanza para autorizar el uso de las vacunas ad referéndum de la autorización de uso de la FDA, que es la entidad regulatoria de los Estados Unidos. Hasta ahora tiene aval para mayores de 18 años y en este momento está en la trama final de autorización para menores de 18 años; cuando la apruebe, se dispara inmediatamente en la Argentina, que en esta instancia no necesita autorización" de la ANMAT.

La ministra también destacó que "casi el 67% de las personas mayores de 20 años han iniciado su esquema de vacunación y en las personas de 50 años supera el 85%, lo que constituye una avance realmente muy grande". Mientras, "los mayores de 60 años están superando el 45% de segundas dosis".

Finalmente, dijo que en las próximas semanas logrará normalizarse la provisión de componente 2 de Sputnik V. "Estamos trabajando muy fuerte para lograrlo", aseguró, despejando con otro dato la posibilidad de otra posibilidad para ese problema: "la semana pasada llegó el contrato firmado de Cansino y ahora hay que definir los detalles de la compra de acuerdo a la disponibilidad que tenga el laboratorio".

Los 7 millones de personas que fueron vacunadas con el componente 1 de la Sputnik V y aún no tienen asegurado el componente 2, después de las vacunas pediátricas para menores con comorbilidades, es el segundo problema grave a resolver en esta etapa del Plan de Vacunación. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios