Gran Buenos Aires

Uno por uno, cuánto subió en un año cada alimento de la canasta básica

Algunos aumentos, como el de la naranja, superaron el 200%, casi seis veces el nivel general de incremento que tuvieron los precios para el período considerado en el relevamiento, de marzo 2020 a marzo 2021 y para GBA.

Los alimentos lideraron los aumentos de precios en el Gran Buenos Aires en los últimos doce meses y dentro de ellos hubo una marcada preponderancia de las frutas y hortalizas, con el caso particular de la naranja que registró en ese período una suba del 229,1%, casi seis veces el nivel general.

La información fue dada a conocer por el Instituto para el Desarrollo Económico y Social de Buenos Aires (IDESBA), vinculado a la CTA bonaerense, que destacó que quince de los diecinueve alimentos cuyos precios aumentaron más que el nivel general son productos frescos no procesados.

Según el trabajo de Idesba, la prevalencia en los aumentos de esa clase de productos tiene la particularidad de que "generalmente presentan un nivel de concentración de producción y de mercado menor", lo que contraría la hipótesis heterodoxa de que en las mayores presiones inflacionarias juegan un papel decisivo los alimentos procesados e industrializados en los cuales tienen un rol decisivo las grandes industrias, por su carácter de formadores de precios.   

Para Idesba, el aumento en productos frescos no procesados "puede deberse, entre otros, a mayores dificultades en su comercialización en el marco de la pandemia, a menores niveles de productividad y a que eran productos no contemplados en los distintos programas de acuerdos de precios vigentes (Precios Cuidados, Precios máximos), que, en cambio, involucran mayormente a productos de consumo masivo elaborados por grandes empresas y comercializados por las principales cadenas de supermercados". 

Se debe tener en cuenta, además, que "si bien en los últimos meses desde el gobierno nacional se procuró avanzar en acuerdos de precios específicos para algunos productos como ciertos cortes de carne, los mismos no han resultado efectivos hasta el momento ya que en general son de difícil acceso y/o de muy baja calidad", apunta Idesba.

Concretamente, los incrementos estuvieron encabezados por frutas y hortalizas (naranja, batata, limón, manzana, cebolla, papa, zapallo) y los cortes de carne vacuna, seguidos por los precios de otros productos frescos como el filet de merluza y el pollo.

Si bien las alzas estuvieron encabezadas por productos típicamente estacionales, como las frutas, IDESBA advirtió que debe descartarse ese efecto en la medición al tratarse de un período anual. "La estacionalidad puede explicar subas repentinas en algunos meses del año, pero no en todo el año", indicó al respecto.

Cinco alimentos (excluyentemente frutas y hortalizas) tuvieron entre marzo de 2020 y el mismo mes de 2021 incrementos en sus precios superiores al 100%. Además del 229,1% de la naranja, en el lote figuran la batata con el 180%, el limón con el 165,9%, la manzana deliciosa con el 136,4% y la cebolla con el 128,9%.

Del sexto al noveno puestos se ubicaron cuatro cortes de carne vacuna: asado (93,2%), paleta (80,8%), nalga (74,4%) y cuadril (73,7%), en tanto en el décimo lugar vuelven las hortalizas con la papa y una suba del 70,1%.

Los productos elaborados quedaron relegados ante la predominancia de los frescos. El de mayor incremento de precios fue el salame, en la decimocuarta posición con un 52,7%, seguido en el decimoquinto puesto por el tomate entero en conserva (52,3%).

Levemente por encima del 40,4% del promedio general para la región del Gran Buenos Aires se ubicaron en el decimoctavo lugar el vino común (42,3%) y en el decimonoveno el jamón cocido (41,7%).

 "Uno de principales elementos a considerar en la evolución de los precios de los alimentos tiene que ver con la evolución del tipo de cambio y de los precios internacionales de aquellos que son exportables", señala el documento, y explica: "Este es el caso de algunas frutas (como el limón, la pera y la manzana), pero también de las carnes y los pescados. En el caso de la carne vacuna el efecto de los precios de exportación es doble ya que, además de ser en sí mismo un producto de exportación -cuya demanda externa en cantidades ha aumentado significativamente en el último año raíz de las crecientes compras de China -, uno de sus principales insumos es el maíz, que además de ser alimento para el ganado constituye uno de los dos principales productos de exportación del país junto a la soja. Por lo tanto, el incremento en el precio internacional del maíz impacta en los costos de la producción de carne vacuna y en la producción láctea. Además, el maíz también es el principal insumo para la producción de otras carnes como el pollo y la carne de cerdo".



Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios