Ola de frío

Una importante universidad nacional suspendió las clases presenciales por falta de calefacción

El edificio que alberga a una de las facultades se encuentra en "emergencia edilicia y tecnológica". Cómo afecta al problema la crisis presupuestaria.

El decano de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad del Comahue, Juan Carlos Fernández, informó que quedaron suspendidas las clases por la falta de calefacción.

En las últimas horas se realizó el anuncio de manera formal, donde se indicó que, por pedido de las autoridades de la universidad, no existe la posibilidad de poner en funcionamiento la caldera que climatiza toda la institución en la sede situada en General Roca, provincia de Río Negro.

"A fines de abril nos requirieron desde la Universidad no encender las calderas. Y desde ese momento se iniciaron los procedimientos tendientes a incorporar procedimientos sustitutivos para la calefacción: paneles eléctricos y calefactores. Pero como aún no se completó la instalación, nos pareció inadecuado mantener la exigencia de presencialidad", dijo Fernández en declaraciones a Río Negro Radio.

El secretario general de la facultad, Félix Teseyra, declaró por su parte que esta resolución se tomó debido a que varios sectores de la institución "no cuentan con calefacción adecuada, para que alumnos y docentes puedan transitar la ola polar" que padece la ciudad desde hace varias semanas, con temperaturas que rondan los -1 grados.

Ante ese escenario, Fernández aseveró que las clases presenciales que se dictan en dicho edificio quedan suspendidas "sin perjuicio de la posibilidad de las y los docentes de coordinar el dictado de las mismas de forma virtual".

Los sectores afectados son: la Sala de TV, Sala de Audio, Sala de Informática, la secretaría académica, el Aula Magna y cinco salones de clases; ninguno de ellos cuenta con un sistema alternativo al de la caldera central.

Este jueves, en un intento por volver a la normalidad, la casa de estudios probó con instalar caloventores industriales, pero el edificio se llenó de humo.

Dos años atrás, la sede se declaró en "emergencia edilicia y tecnológica". Entre los sectores más afectados por el paso del tiempo y la falta de mantenimiento se encuentra la caldera del lugar, que según un informe reciente presenta "una fuga de líquido que constituye un riesgo estructural", informó el diario Río Negro.

La emergencia presupuestaria derivada de la quieta de fondos del Gobierno Nacional no permite avanzar con una reparación integral ni ayuda a encontrar una solución alternativa.

"En un contexto tan complejo de ahogo presupuestario es muy difícil que se pueda encontrar una inmediata solución", declaró al diario Agustina Di Lernia, secretaría de Extensión de la Facultad de Lenguas.

Temas relacionados
Más noticias de Universidades nacionales

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.