Tres caminos para eliminar el déficit fiscal primario: ¿se puede alcanzar el equilibrio en 2019?

El Iaraf calculó tres escenarios posibles de correcciones del rojo fiscal no financiero, en los que indica la posibilidad de alcanzar el equilibrio fiscal en 2021, en 2020 e incluso en 2019. Qué sacrificios implica cada camino y en qué circunstancias se puede llevar a cabo.

El presidente Mauricio Macri podría terminar su mandato el año que viene sin déficit fiscal primario si apresura el proceso de ajuste del gasto público en subsidios económicos y en otras áreas, según un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), que proyectó tres plazos posibles para alcanzar el equilibrio fiscal, a partir de la intensidad del proceso de correcciones de las partidas del Estado. 

El equilibrio fiscal no financiero se podría alcanzar en 2019 si se sigue el sendero de ajuste más intenso que planteó la consultora; los otros dos llevarían al equilibrio fiscal para 2020 y 2021, respectivamente. Para la construcción de esas tres posibilidades, el Iaraf estimó que este año la economía crecerá 2,5 por ciento, mientras que en 2019 y 2020 la expansión será de 3%. 

Por otro lado, calculó que la inflación será de 22% este año, de 15% en 2019 y de 12% en 2020. Además, considera que el gasto primario se robustecerá de acuerdo con lo establecido en la Ley de Responsabilidad Fiscal y que la proporción de ingresos totales se mantendrá en el orden del 18,5% del Producto Bruto Interno (PBI).

Componentes del gasto público primario con respecto al PBI. Fuente Iaraf.
Camino 1: equilibrio fiscal primario en 2021

El primer escenario que plantea el Iaraf es el más conservador: la economía podría alcanzar el equilibrio fiscal primario en 2021. Para ello, la reducción de 0,5 puntos porcentuales (de 3,2% a 2,7% del PBI) en la meta fiscal que planteó Hacienda el viernes 4 de mayo debería replicarse en los objetivos apuntados para 2019 y 2020, que hoy son de 2,2% y 1,2%, respectivamente, y que, según la consultora, podrían cubrirse con un "comportamiento fiscal responsable".

El primer escenario es el más conservador.

El informe plantea que en 2019 un crecimiento constante del gasto en términos reales y una reducción de los subsidios económicos del orden de 0,3 puntos porcentuales del PBI con respecto a este año alcanzarían para cubrir el esfuerzo fiscal que implicaría una meta de 1,7%.

Para 2020, la consultora estima que este camino requeriría la eliminación completa de los subsidios a la energía y un crecimiento nominal de los subsidios al transporte de apenas 5,5%, lo que implica una baja real de 0,1 puntos porcentuales con respecto al PBI.

En este escenario, el Iaraf calculó que el equilibrio fiscal primario se alcanzaría en 2021 si el Ejecutivo elimina los subsidios al transporte por completo.

Camino 2: equilibrio fiscal primario en 2020

Al igual que en el primer escenario, el Iaraf estipula para esta vía una meta de 1,7% del PBI para 2019. El cumplimiento de este objetivo exigiría las mismas condiciones que en el primer camino planteado.

El segundo camino requiere la eliminación total de los subsidios económicos en 2020.

Pero para alcanzar el equilibrio en 2020 la consultora estima que se requiere un aporte adicional de reducción del gasto de 1,2% del PBI, que podría provenir de la eliminación total del conjunto de subsidios a la energía y al transporte, que precisamente tendrían esta proporción para entonces. 

Camino 3: equilibrio fiscal primario en 2019

El escenario más audaz que plantea la consultora indica que el Gobierno podría llegar al equilibrio fiscal primario (no financiero) en 2019, cuando termine el mandato de Macri

Para cumplir la tercera vía, no alcanza con eliminar los subsidios económicos.

Con la suposición de que este año el Gobierno cumplirá la meta fiscal de 2,7%, el Iaraf explica que la expansión de la economía de este año y de 2019 contribuiría a bajar el gasto 0,7 puntos porcentuales con respecto al PBI si el gasto se mantiene constante en términos reales en el bienio. 

Los otros dos puntos con respecto al producto podrían reducirse si el Gobierno elimina la totalidad de los subsidios económicos, que representan este año 1,5% del PBI, y logra un ajuste adicional de 0,5% en otro tipo de partida menos flexible a la baja.
 

Tags relacionados