Tras las críticas de CFK, Alberto reiteró que tiene "gratitud con cada ministro"

Luego de que la vicepresidenta reiterara las críticas a los funcionarios, Fernández resaltó desde Tierra del Fuego la tarea de su equipo y dio lugar a la mesa a figuras que duramente cuestionadas desde el kirchnerismo.

Tras la furibunda crítica que el pasado viernes Cristina Kirchner vertió sobre ciertas figuras del gabinete, el presidente Alberto Fernández dio señales de no estar pensando en un inminente recambio de fichas en su equipo de trabajo e incluso exaltó a algunos de los funcionarios que la vicepresidenta y otros referentes del kirchnerismo se encargan de defenestrar en público y en privado.

Fernández llegó a media mañana a Rio Grande, la ciudad productiva de Tierra del Fuego, para poner en marcha el programa de Capitales Alternas aprobado por el Congreso. Junto con el gobernador fueguino, Gustavo Melella, el presidente anunció obras y suscribió acuerdos para la integración económica de la provincia.

Durante una conferencia de prensa a su llegada a la provincia, Alberto reivindicó el "coraje" demostrado por "cada ministro, cada funcionario y cada empleado" que trabajó a su lado, al igual que gobernadores e intendentes, para hacer frente "a la crisis causada por la pandemia" de coronavirus.

"Todos dejamos de lado nuestras posiciones políticas y sólo nos dedicamos a poner la Argentina de pie hay que tener coraje para seguir gobernando cuando una pandemia se lleva puesta el mundo. A ese coraje, gracias", expresó el jefe de Estado, ladeado por el ministro de Transporte, Mario Meoni, y el titular de la cartera de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, quien está en la mira del kirchnerismo. 

También participaron de la gira austral el jefe de gabinete, Santiago Cafiero; el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, el de Obras Públicas, Gabriel Katodopis, y el ministro del Interior, Eduardo "Wado" De Pedro, entre otros.

 

Señales confusas

La visita de buena parte del Gobierno nacional elevó la expectativa de un anuncio formal acerca de la prórroga del Subrégimen de Promoción Industrial de la isla, que fue clave para el desarrollo productivo del archipiélago y cuya fecha de expiración está pronta, en 2023.

El gobernador fueguino, Gustavo Melella, reiteró que la provincia necesita la ampliación del subrégimen "porque necesita empleo, y ese empleo es soberanía". "Dependemos tanto del subrégimen... y más allá de la discusión técnica -añadió el gobernador- sé que está el compromiso de seguir con la industria de Tierra del Fuego". 

Sin embargo, Fernández no contentó a la clase política, el empresariado y los representantes sindicales que acompañaron el acto en el polideportivo Margalot, de Río Grande, donde dijo que "hace tantos años (la provincia) viene peléandola periódicamente para que no le saquen la ley de promoción que tiene", aunque subrayó que "Tierra del Fuego tiene que dejar de necesitar esa ley". No obstante, repuso que "Tierra del Fuego es la Argentina y hay que cuidarla y hacerla crecer como a toda la Argentina".

Desde el Gobierno, por el contrario, aseguraron que hay un diálogo técnico y político con la isla para asegurar una "transformación de la matriz productiva", para ya no solo ensamblar electrodomésticos y aparatos electrónicos, sino dar lugar el desarrollo de la industria petroquímica, y atraer empresas que aloquen gente dedicada a los servicios profesionales y ligados al sector del conocimiento.

En otro orden, Fernández aprovechó su escala en territorio austral para presentar la puesta en marcha 250.000 soluciones habitacionales durante los próximos tres años, en el marco del Plan Nacional de Vivienda.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios