Tragedia de Once: Cirigliano se negó a declarar

Uno de los dueños de TBA no quiso declarar mientras dos ex funcionarios del área de Transporte negaron responsabilidad en el siniestro que causó la muerte de 51 personas y más de 700 heridos.

El empresario Mario Cirigliano, uno de los dueños de Trenes de Buenos Aires (TBA), se negó hoy a declarar en el juicio por la Tragedia de Once, mientras que dos ex funcionarios del área de Transporte negaron responsabilidad en el siniestro que causó la muerte de 51 personas y heridas a más de 700.

Al comienzo de la nueva jornada del juicio, en la que está previsto que declaren los ex secretarios de Transporte Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi, Cirigliano optó por negarse a la declaración indagatoria, por lo que fue incorporado por lectura lo que había declarado en primera instancia.

Por su parte, el ex interventor de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) Pedro Ochoa Romero focalizó su defensa en pedir que fuera analizada su gestión como funcionario público, que “terminó en 2007, mucho antes del accidente”.

Al igual que el resto de los imputados, el ex funcionario aseguró que el tren siniestrado “estaba apto” para funcionar y descargó responsabilidades en el motorman Marcos Antonio Córdoba: ”su imprudencia o negligencia fue la causa del accidente”.

 Al mismo tiempo, criticó al fiscal de primera instancia, Federico Delgado, y se solidarizó con las víctimas del siniestro del 22 de febrero de 2012 en la estación ferroviaria de Once: “Comprendo su dolor y me sumo al pedido de Justicia. La justicia está seriamente comprometida".

Por su parte Antonio Sícaro, ex subsecretario de Regulación Normativa del Transporte, también rechazó los cargos en su contra y dedicó la primera parte de su exposición a describir su trayectoria en relación con los medios de transporte.

El abogado querellante en la causa por la “tragedia de Once” Gregorio Dalbón pidió hoy la “inmediata detención” del ex secretario de Transportes Ricardo Jaime, a raíz de su reciente procesamiento por enriquecimiento ilícito y la elevación a juicio oral de otra causa por sobreprecios.

“La situación de Jaime ha empeorado. Tiene varias causas abiertas y sabe muy bien cómo jugar a las escondidas, sabe cómo profugarse", advirtió Dalbón al tribunal oral federal número dos, que lleva adelante el debate.

El tribunal resolvió el planteo con un “téngase presente” y postergó una eventual decisión en el sentido pedido por Dalbón.

El querellante también pidió que se les provea de sendas custodias a Jaime y al maquinista Córdoba, ante la posibilidad no sólo de que evadan la acción de la Justicia sino de que pudieran autonfligirse lesiones.

Tags relacionados