ELECCIONES

Temor por fraude en las PASO: durísimo informe de Juntos por el Cambio por el fallido simulacro de escrutinio provisorio

El Cronista tuvo acceso exclusivo al paper, que revela la gran preocupación de la principal fuerza de oposición de cara a las primarias del próximo 12 de septiembre

"No nos están preparando una cama, sino un sommier", dijo a El Cronista un experto en asuntos electorales de Juntos por el Cambio, preocupado no solo por la falla sistemática que se produjo en el simulacro que el sábado pasado se llevó adelante en la sede central del Correo Argentino, sino por la explicación que ofrecieron una vez fracasado el operativo.

Según trascendió, la secretaria de Asuntos Políticos del Ministerio del Interior, Patricia García Blanco, y la directora de Servicios Electorales del Correo oficial, Mariana Aballay, adujeron que "provocaron cargas erróneas para poner a prueba el conteo", lo que "definitivamente es falso, ya que abruptamente levantaron el simulacro ante la evidencia de que el sistema no estaba funcionando", aseguraron en el equipo opositor.

El primer ruido se produjo la noche anterior, ya que los partidos no oficialistas recibieron el listado de las escuelas donde se llevaría adelante el simulacro nacional a las 22.23 horas, dificultando la organización de los fiscales, que tenían que presentarse en lugares a las 8 de la mañana del día siguiente, en algunos casos locales de difícil acceso. Sumado a esto, "se encontraron varias sedes cerradas o con dificultades para ingresar a fiscalizar".

Encuesta: escala el impacto del Olivosgate y quién llega mejor a las elecciones

En el informe de Juntos por el Cambio al que tuvo acceso El Cronista, incluso, se especificó que "según las especificaciones técnicas del pliego debían abarcarse la totalidad de las mesas del país y en ellas se simulará cada jornada electoral con el fin de comprobar y evaluar el funcionamiento integrado de los sistemas, abarcando los procesos de apertura, recepción de imágenes, digitalización, totalización, publicación de resultados, control, monitoreo, auditoría y cierre". "Sin embargo, nada de eso se cumplió", fue la primera conclusión.

Por último, "luego de dos horas de iniciado el proceso, el porcentaje de certificados escrutados fue insignificante frente al total que se debería haber procesado". Por ejemplo, de provincia de Buenos Aires, solo fueron escrutados 52 telegramas.

Los fiscales informáticos de la oposición percibieron que dada la sucesión de fallos, "sin acceso a los logs del sistema de transmisión y encontrar una cola de reconocimiento de telegramas cada vez más grande, no es posible verificar la autenticidad de los datos de validación ofrecidos por el sistema", permitiendo hacer varias especulaciones que fueron "desde errores en el sistema, hasta la posible simulación de la transmisión de telegramas con la gravedad que eso conlleva".

Y concluyeron que "aún en la más benévola de las especulaciones, no hubo respuesta adecuada de contingencias de mínima". Al tiempo reclamaron "contar con mayores niveles de acceso de fiscalización de archivos, procesos y logs de los sistemas de transmisión y recuento, para poder establecer condiciones mínimas de audibilidad".

Ante las protestas que se hicieron oír, García Blanco decidió suspender el simulacro y realizar otro el próximo sábado, 28 de agosto. "Pero dadas las malas condiciones hasta aquí, nada nos asegura que el 12 de setiembre se pueda votar con el rigor que exige una auditoría bien hecha", dijo un ex funcionario de la Dirección Nacional Electoral que siguió atentamente el proceso del sábado pasado y volverá a estar presente el próximo.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios