El 87% cree que en el Gobierno existen funcionarios corruptos

Los empresarios también son apuntados. Aunque la situación general de la corrupción muestra una leve mejoría, sigue siendo preocupante, según un informe de la Universidad Austral.

Para el 87% de los argentinos por lo menos algunos de los integrantes del Gobierno están involucrados en hechos de corrupción. A contramano, solo el 7% cree que ninguno lo está.

El dato surge de un relevamiento de Transparencia internacional. Fue recogido por la Escuela de Gobierno de la Universidad Austral, que elaboró un informe en el que toma diversos indicadores relativos a la corrupción en la Argentina y América latina.

Igualmente, también según Transparencia Internacional mejoró levemente en los últimos dos años la posición relativa de Argentina en comparación al resto de los países. Mientras que en 2015 se ubicaba en el puesto 107 sobre 167 países, en 2017 trepó al lugar 85 entre 180.

En esa misma línea, si bien los resultados argentinos son mejores que los latinoamericanos, tampoco son del todo alentadores. Ante la consulta sobre si hubo un incremento o una disminución de la corrupción en el último año, el 41% contestó que se incrementó, contra un 14% que consideró que se redujo. A nivel regional, los porcentajes llegan al 62% y al 10%, respectivamente.

El informe de la Universidad Austral también toma datos de otros organismos. Por ejemplo, del Banco Mundial, que analiza la gobernabilidad a nivel internacional. En este caso, hay una mejora argentina en el índice “Estado de derecho : tras tocar un piso en 2014, en 2017 se alcanzó el valor más alto desde el año 2000. Si bien se ubica por debajo del promedio latinoamericano, la brecha se redujo de un 62 a un 8% entre esos años.

Algo similar ocurre con el control de la corrupción: mientras que en 2015 se alcanzó la máxima diferencia, a partir de ahí Argentina pudo reducir la brecha respecto a sus vecinos. El índice pasó de 34 a 48 puntos sobre 100 posibles en ese período.

El Foro Económico Mundial también muestra algunos datos positivos para Argentina. Tanto en “desvío de fondos públicos y en “pagos irregulares y sobornos , el país mejoró sus valores y su ubicación relativa. Sin embargo, siguen siendo valores muy bajos y el país se encuentra entre los peores del mundo.

Algo similar sucede con la transparencia en las políticas del gobierno. Tras un piso entre 2013 y 2015, mejoró el índice dos años seguidos: pasó de 1,7 a 2,4 en una escala de 0 a 7. De esta forma, Argentina había estado en la posición 141 sobre 148 y ahora se ubica 102 sobre 137.

En cuanto al “comportamiento ético de las empresas , sin embargo, la situación no es la misma. El desempeño argentino sigue siendo de los peores del mundo: en 2017 estuvo en la posición 130 entre 137 estados.

Siguiendo en el clima de negocios y también según el Foro Económico Mundial, la corrupción disminuyó en su importancia relativa a la hora de hacer negocios. Mientras que en el período 2016/17 era la cuarta preocupación, al año siguiente cayó al séptimo puesto.

¿Los temas que la superan? Inflación, impuestos, inestabilidad de las políticas, financiamiento, regulación laboral y burocracia gubernamental.

Finalmente, el último estudio que recoge la Universidad Austral es el Latinobarómetro 2018. Uno de los datos que se destacan es que solo para el 3% de los encuestados la corrupción es el problema más importante del país. Hace un año el porcentaje era el doble.

Finalmente, Latinobarómetro analiza la corrupción según distintos grupos de personas. “El presidente y sus funcionarios se lleva el número más alto: el 53% cree que están involucrados en actos de corrupción. Se encuentra levemente por encima del promedio regional, que es de 50%.

El otro grupo que se encuentra por encima del promedio son los empresarios: el 40% piensa que son corruptos. Solo Ecuador y Paraguay presentan peores índices en este ítem.

El encargado de coordinar el informe fue Marcelo Bermolén, profesor de la Escuela de Gobierno de la Universidad Austral. El docente aclara que “la mayoría de los indicadores sobre corrupción están basados en estudios o encuestas de apreciación. La corrupción es por naturaleza opaca y clandestina, y por lo tanto los indicadores son mayoritariamente de percepción

Además, aclara que “ningún indicador por sí solo es concluyente ni determinante, pero en conjunto generan tendencias que muchas veces sí lo son .

En suma, Bermolén analiza que “Argentina sigue por debajo del promedio general de los países de Latinoamérica, aunque ha logrado reducir esa brecha por la suma de mínimas mejoras propias y el estancamiento o empeoramiento de otros países .

Tags relacionados