Sin urgencias, el acuerdo Mercosur-EE.UU. gana un lugar en la agenda bilateral

La subsecretaria de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Kimberly Breier, se reunió con empresas norteamericanas. Iniciaron una hoja de ruta para un TLC. Alentó posibilidades de un anuncio de la OCDE

Aunque este año dista mucho de ser prioritario, el gobierno de los Estados Unidos y el sector privado en la Argentina comenzaron a dar algunos pasos en considerar un tratado de libre comercio con el Mercosur.

La cuestión fue analizada ayer en Buenos Aires por la subsecretaria de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Kimberly Breier, y representantes del sector privado.

La funcionaria llegó al país en un avance de la visita del secretario Mike Pompeo, quien arriba hoy para participar de la cumbre antiterrorista. Busca una mirada de primera mano de las perspectivas electorales del país. No necesitó muchas vueltas para entender a los argentinos.

Además de los datos, en su trayectoria, Breier alternó posiciones en el gobierno norteamericano en el Consejo Nacional de Seguridad vinculadas con el Cono Sur, pero también una intensa actividad profesional en la Argentina. Las perspectivas del kirchnerismo no son un secreto para ella: asesoró a mineras de EE.UU. en Santa Cruz en los 2000.

Breier se entrevistó con firmas norteamericanas, junto a la plana mayor de la embajada, encabezada por su titular, Edward Prado.

Según trascendió, allí se comentó que será creada una task force público-privada para empezar a analizar profundamente los casos de Chile, Colombia y Perú, que desarrollaron sus propios acuerdos bilaterales con EE.UU. tras la caída en 2005 de la iniciativa de la Alianza de Libre Comercio de las Américas (ALCA).

Hace unas semanas, en medio del entusiamo por el acuerdo Mercosur-Unión Europea, el presidente Mauricio Macri y su par brasileño, Jair Bolsonaro, anticiparon su intención de avanzar en otro con EE.UU. Pero luego, tanto desde el gobierno argentino como desde Washigtonse observó con escepticismo acerca de tal camino.

Como informó El Cronista, en Washington tienen otras prioridades urgentes: tanto la conclusión del tratado comercial que reemplazará al NAFTA con México y Canadá, acordado a fines de 2018 en Buenos Aires, como la guerra tarifaria con China; los desequilibrios emergentes del Brexit hasta las elecciones domésticas que el año próximo atravesarán EE.UU.

El tema reflotó hoy en la reunión de la que también participó el attaché económico Timothy Stater. Según pudo saber El Cronista de fuentes privadas, también allí renació la posibilidad de que la Argentina integre el listado de países candidatos a iniciar el proceso de incorporación a la OCDE en septiembre, de la mano de una observación de la funcionaria.

Desde el lado de la relación bilateral, Breier reagendó la visita del secretario de Comercio, Wilbur Ross, para el 1 de agosto.

Tags relacionados