Sin presencia oficial, el Foro de Davos divide opiniones sobre el aislamiento financiero de Argentina

El jefe de gobierno porteño Mauricio Macri y el economista Mario Blejer hablaron sobre el desafío de crecimiento para el país. Desde Buenos Aires, el jefe de Gabinete Jorge Capitanich, negó que exista un clima desfavorable para invertir.

Tras la inauguración oficial que el martes por la noche sumo un mensaje del papa Francisco a la comunidad de negocios, hoy se puso en marcha la reunión anual del Foro Económico Mundial que reúne en Davos, a unos 2.500 participantes, entre ellos unos 40 jefes de Estado y numerosos directivos de compañías multinacionales.

Del encuentro, que se desarrollará hasta el sábado, participarán cuatro presidentes latinoamericanos (México, Brasil, Colombia y Panamá) y delegaciones empresarias de más de 150 países.

Los presidentes intervendrán en sesiones centradas en la lucha antinarcóticos, el futuro de las economías emergentes y el acuerdo de asociación transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés), un ambicioso proyecto regional de libre comercio, informó la Agencia AFP.

El mandatario mexicano Enrique Peña Nieto dará un discurso especial mañana, en el que se espera defienda la reforma energética promulgada el mes pasado, que abre el sector a la inversión privada. El viernes, será el turno de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff.

En tanto, no hay delegación oficial argentina y la presencia se limita a unos pocos empresarios, algunos economistas y de parte del sector estatal, el Jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri.

El jefe de gobierno porteño habló hoy ante ese foro de negocios, en un panel que exponía sobre el nuevo contexto latinoamericano.

Macri señaló que "la Argentina se sumará dentro de dos años, cuando termine el segundo mandato de Cristina Kirchner, a la ola de crecimiento‘ que atraviesa América latina".

"Vamos a tener un país más confiable, con reglas de juego claras y abierto a las oportunidades globales", afirmó Macri.

"Uno de los grandes desafíos que tenemos como país es avanzar en el fortalecimiento de las instituciones democráticas y el imperio de la ley", agregó el líder de Pro.

"La Argentina tiene una oportunidad histórica a partir del 2015, porque tenemos todas las condiciones para ser un país grande", concluyó Macri.

El economista Mario Blejer explicó también que los asistentes al encuentro anual empresario de esa localidad suiza "ya saben que el clima de negocios argentino no es bueno. Lo mejor es que no ha empeorado", agregó, por lo que lamentó que no hubiesen viajado allí miembros de alguna delegación oficial.

"Siempre hay pocos argentinos en los últimos años, pero este año creo que hay un poco más. No hay nadie del área gubernamental, el único que vino es (Mauricio) Macri", refirió Blejer, quien agregó que "hay una representatividad internacional muy importante, con más de 20 jefes de Estado en Davos".

También explicó que entre los asistentes "hay cierta expectativa positiva por las reuniones de la Argentina con el Club de París".

Para Blejer, hoy existe "una percepción que si se logran resolver los problemas y si hay mejoras o por lo menos una distensión en materia de libertades, hay mucho interés. Hay mucha liquidez en el mundo que está buscando proyectos rentables, de los que hay muchos en la Argentina", añadió.

Acorde con la posición confrontativa de la administración Kirchner, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, negó hoy que exista un clima desfavorable para hacer negocios en la Argentina o deficiencias en la "calidad institucional".

Capitanich advirtió que se podrá discutir o no la regulación económica, pero ése es un problema de instrumentos de política económica; lo que no se puede poner en discusión es la calidad institucional (en la Argentina).

FUENTE: Agencias Buenos Aires

Tags relacionados